Escuela energéticamente eficiente es ejemplo en Kirguistán

niños en escuelas de Kirguistán
Niños en escuelas de Kirguistán. (Foto: Aida Mambetkulova/PNUD en Kirguistán)

En Osh, la segunda ciudad más importante de Kirguistán, una nueva escuela se ha convertido en el edificio más eficiente energéticamente de Asia Central. Incorpora avanzados principios de diseño y consume un 50 por ciento menos de energía que otras estructuras similares, lo que proporciona un ahorro de US$20.000 al año.

En invierno, más de 970 niños ahora estudian en aulas con temperatura agradable y se lavan con agua calentada con energía solar. Un gran logro en un área donde los poco fiables sistemas de energía y electricidad con frecuencia interrumpen la actividad diaria.

“Por primera vez puedo trabajar en una escuela acogedora y cómoda, sin corrientes de aire”, dice Saltanat Amánova, directora de la escuela. “Las ventanas y las puertas son energéticamente eficientes, y las paredes interiores son cálidas, ya que el aislamiento térmico es de gran calidad.”

Para lograr este rendimiento, los arquitectos minimizaron la superficie externa del edificio ¬–su perímetro es 1,5 veces menor que el de otras escuelas con la misma capacidad de alumnado– con el fin de reducir la pérdida de calor. Además, ángulos redondeados y amplias claraboyas disminuyen la energía necesaria.

Este enfoque, pionero en la región, se ha traducido en un importante ahorro energético. A su vez, el incremento en los costos de construcción con estas características de eficiencia energética para una estructura de 9.000 metros cuadrados fue de sólo el 5 por ciento (US$270.000), suma que puede recuperarse en ocho años.

Aspectos destacados

  • Kirguistán ha adoptado nuevos códigos de construcción para reducir el consumo energético y las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas en un 30 a 40 por ciento para 2020.
  • Ya en 2012, el 95 por ciento de todos los diseños estaba acorde a los nuevos códigos.
  • Al estar construida sobre la base de estos códigos, la nueva escuela utiliza un 50 por ciento menos de energía que las estructuras similares, y el ahorro es de US$20.000 al año.
  • El proyecto cuenta con el apoyo del PNUD y financiación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).

La construcción contó con financiamiento de la Agencia de Desarrollo Internacional de Turquía (TIKA). El programa piloto demuestra el nuevo énfasis del país en la eficiencia energética, y cuenta con el apoyo del PNUD y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).

La mayoría de los edificios de Kirguistán fueron construidos durante la época soviética, cuando la energía estaba subvencionada y se prestaba poca atención a la eficiencia energética. La República Kirguisa casi no tiene combustibles fósiles en su suelo, e importa alrededor del 95 por ciento de sus necesidades de energía para calefacción. Por ende, una reducción incluso no superior al 1 ó 2 por ciento en el consumo de energía produciría un ahorro importante.

El consumo medio de energía es de tres a cinco veces mayor que en la Unión Europea. Los edificios consumen el 37 por ciento de la energía del país, pero gran parte del calor se va por la ventana. En 2011, cerca del 32 por ciento de los niños que asisten a la escuela afirmaron que pasaban frío en sus aulas en invierno.

En noviembre de 2008, el Gobierno se puso el objetivo de reducir el consumo energético y las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a la construcción entre un 30 y un 40 por ciento para 2020.

Con el apoyo del PNUD y el financiamiento del FMAM, el Gobierno ha adoptado códigos de eficiencia energética en la construcción reconocidos internacionalmente; ha capacitado a los profesionales de la construcción para su aplicación; y ha establecido un sistema de control del consumo de energía y la emisión de gases de efecto invernadero en el sector.

Los nuevos códigos y reglamentos entraron en vigor en enero de 2010, y los estándares de rendimiento térmico de los edificios están en consonancia con las normas similares de la UE, las más estrictas del mundo.

A fin de promover la adopción de estos códigos, el PNUD organizó cursos de capacitación para más de 150 profesionales de la arquitectura y la construcción en materia de evaluación del consumo de energía, el ahorro energético y la eficiencia energética.

El PNUD también proporcionó publicaciones relativas a la construcción con eficiencia energética destinadas a los programas de ingeniería y arquitectura de la universidad, y apoyó el establecimiento de un laboratorio de imagen térmica para comprobar el grado de cumplimiento de los edificios terminados en relación con su diseño original.

El consumo anual de energía de los edificios piloto disminuyó hasta 55 kilovatios por metro cuadrado, y los códigos se están generalizando. Para 2012, el 95 por ciento de todos los diseños se ajustaban ya a los nuevos códigos, en comparación con el 65 por ciento en 2011.

Informe Anual 2013-2014
"Nuevas alianzas para el desarrollo"

Este informe describe cómo el PNUD obtiene resultados de alto impacto como aliado para el desarrollo, innovador y líder intelectual en todo el mundo.

ver más informes anuales