India: plantas medicinales traen salud y sustento

Comunidades recolectando plantas medicinales en India
Un proyecto ayuda a documentar el conocimiento sobre las tradiciones locales de salud y las plantas medicinales que están en peligro. Foto: Ishan Tankha/PNUD India

Janaki Devi, de 52 años, es curandera tradicional en el estado Uttarakhand, en India. Pese a que no tiene formación académica, la habilidad con la cual prescribe hierbas medicinales para curar las enfermedades del ganado de su aldea, hace que las personas viajen desde muy lejos para consultarla.

Hasta hace pocos años, curanderos como Janaki y su esposo heredaban estas habilidades de sus familias o de boca en boca. Sin embargo, hoy pocos jóvenes se interesan en esta actividad, y no hay algún registro documentado de las numerosas plantas medicinales de India, de sus varios usos y técnicas para recolectarlas. Por ello, este conocimiento único y oral corría el riesgo de desaparecer.

Aspectos destacados

  • Después de China, India es el segundo mayor exportador de plantas medicinales. Como resultado, las personas pobres ahora tienen 35 millones de días de trabajo anualmente, lo cual genera un rendimiento de US$2,5 mil millones anualmente.
  • Se estima que 316 especies en India están en peligro de extinción, lo cual pone en peligro a los medios de subsistencia y la asistencia sanitaria.
  • El proyecto fomenta el uso sostenible y la conservación de plantas medicinales, a su vez, designa zonas de conservación y establece registros sobre la biodiversidad para documentar el saber tradicional del curandero.

Desde 2008, el PNUD ha colaborado con el Ministerio del Medio Ambiente y Bosques, el Gobierno y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial para alentar a las comunidades de curanderos de Uttarrakhand, Chhattisgarh y Arunachal Pradesh –estados ecológicamente vulnerables donde se encuentra el 40 por ciento de las plantas medicinales de India– a documentar su conocimiento sobre las tradiciones locales de salud y las plantas medicinales que están en peligro.

Como parte de este esfuerzo, el Registro Popular de Biodiversidad (People’s Biodiversity  Register) ayuda a mantener un valioso depósito de recursos biológicos y a luchar contra la malversación del conocimiento y la biopiratería. Hasta ahora, 16 comités se han organizado para documentar los recursos biológicos que se encuentran en los bosques, así como el conocimiento local asociado a estos. Alrededor del 30 por ciento de quienes reciben capacitación son mujeres.

“Es un trabajo difícil,” dice Ganga Sangi Vohra, de 57 años, curandero tradicional. Él mantiene un registro con detalles de todos sus pacientes y lo que les aconsejó. “Es importante saber cuándo y cómo recolectar las plantas medicinales para asegurarse de que las medicinas sean eficaces”, asegura.

En Bodmallah, una aldea a 4,000 pies de altura en el Himalaya, los aldeanos reciben capacitación sobre cómo recolectar, secar, clasificar, empacar y almacenar la tejpatta (una hoja cultivada localmente conocida por sus numerosas propiedades culinarias y medicinales) de una manera sostenible. La capacitación no solo ha resultado en la conservación de plantas medicinales importantes a nivel mundial, sino que también en un aumento de los ingresos de los aldeanos y una mejor calidad de sus productos.

Después de China, India es el segundo mayor exportador de plantas medicinales. Cada año, la recolección y el procesamiento generan 35 millones de días de trabajo anuales para los pobres, lo cual genera un rendimiento de US$2,5 mil millones al año.

Sin embargo, el aumento en la demanda y las prácticas destructivas de recolección no solo afectan la sobrevivencia de muchas especies, sino que también los medios de subsistencia de quienes dependen de estas hierbas. Se estima que 316 especies en India están en peligro de extinción.

Como parte del esfuerzo para promover el uso sostenible y preservar las plantas medicinales en peligro, se han designado zonas de conservación en los bosques que administran los departamentos del Estado en colaboración con comunidades locales. Hasta ahora, 21 zonas de conservación que cubren 32.000 hectáreas a lo largo de 3 estados ayudan a proteger 32 plantas medicinales de importancia mundial.