En Nicaragua, los más necesitados ya tienen acceso al agua corriente

niños disfrutan del agua de una fuente
Niños en Nicaragua disfrutan de agua corriente gracias a un proyecto que ha ayudado a construir tuberías en la región. (Foto: Fondo ODM)

Venus, una pequeña comunidad de la zona de amortiguamiento de la biósfera de Bosawas, en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), en Nicaragua, está constituida en su mayoría por habitantes de la ciudad minera de Bonanza y que pese a estar rodeada de ríos que nacen en la biosfera más importante de Centroamérica, hasta hace pocos meses no contaba con agua potable.

Lo común en Venus era ver a las mujeres con sus cubetas o baldes en busca del preciado líquido para cocinar o lavar. Hasta que llegó un punto en que las propias mujeres decidieron ponerle un alto a la situación y se organizaron para proponer un proyecto de agua que les permitiera el acceso a ese servicio básico.

Aspectos Destacados

  • Un proyecto del F-ODM en Nicaragua ha ayudado a instalar sistemas de agua en una región en la que menos del 20% de la población tiene acceso al agua y saneamiento.
  • La comunidad contribuyó con 11.800 dólares para el proyecto, que beneficia a más de 400 personas.
  • Sobre la base del proyecto del F-ODM, el Gobierno regional ha establecido su propio Fondo de Inversiones en Agua y Saneamiento para la Costa Caribe Nicaragüense.

Con esta idea nació el Comité de Agua Potable (CAP) de Venus, un proyecto coordinado por la joven Fátima Luna, quien a sus 24 años no sabía lo que era el agua potable, y mucho menos lo que significaba una iniciativa de esta envergadura.

"Este proyecto vino a beneficiar a más de 56 familias, y las mujeres de Venus somos las más beneficiadas. El impacto más grande se ha sentido en el hogar porque nosotras somos las que más necesitábamos el agua. Como mujeres conocemos más las necesidades que padecemos, ya que nuestros quehaceres domésticos lo hacemos en un 90 por ciento con agua", nos explica la coordinadora del CAP.

El proyecto de la comunidad de Venus es una de las iniciativas del programa conjunto "Gobernabilidad del Sector Agua y Saneamiento en la RAAN y la RAAS", uno de los seis que financia en Nicaragua el Fondo para el Logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (F-ODM), para apoyar los esfuerzos del Gobierno en la lucha contra la pobreza y para reducir las desigualdades.

"Cuando propusimos el proyecto y lo llevamos a la alcaldía de Bonanza, la mayoría de las mujeres decidimos apoyar en lo que fuera necesario. cuando nos dijeron que el F-ODM proporcionaría los fondos y que teníamos 90 días para instalar la tubería, decidimos agarrar palas y la piochas. El resultado fue que en 45 días ya estaban las tuberías", explica con orgullo la líder comunitaria.

Capacitación
Los técnicos del programa de la alcaldía de Bonanza impartieron talleres a los líderes comunitarios sobre agua potable y saneamiento. Hoy en la comunidad todos se sienten capacitados para hablar de estos temas, en una zona del país con fuerte presencia indígena y afrodescendiente donde menos del 20 % de la población  tiene acceso a agua potable y saneamiento rural.

Francisco Reyes, encargado de la infraestructura del proyecto, nos cuenta que uno de los retos que se planteó a la comunidad es que tenía que hacer un aporte económico para financiar la instalación. "Decidimos unirnos y juntos emprender el proyecto. Ahora nuestra comunidad se llama Unión Venus en vez de Venus ya que el proyecto de agua nos unió para salir adelante", celebra Reyes.

"Lo difícil es que la comunidad está ubicada en una zona minera y hay muchas rocas. Habían días que pasábamos quebrando las rocas que encontrábamos en la zanjas a puro cincel y mazo. Sin embargo, eso no nos bajó la moral, al contrario, nos unió más como comunidad porque cuando una familia encontraba este tipo de problemas, las otras que iban más avanzadas nos apoyaban en el proceso", explica.

El costo del sistema en la comunidad de Unión Venus asciende a 1,6 millones de córdobas, fondos aportados por el programa conjunto, además de las 296.000 córdobas que puso la comunidad en un proyecto que beneficia a más de 400 personas en este territorio indígena.

No es la única iniciativa impulsada por el programa conjunto. En los últimos meses se instaló un sistema de saneamiento en un centro escolar de la localidad de Laguna de Perlas, en la Región Autónoma del Atlántico Sur, que cuenta desde entonces con baños (inodoros y lavamanos), pozo y un tanque que abastece de agua la escuela.

Escuelas
"Antes, en la escuela solo teníamos tres baños para todos, ahora contamos con un sistema de saneamiento que usamos de manera independiente, estudiantes y maestros", asegura la profesora Betzy Ann Cuthbert, directora de la escuela primaria Beaula Lightburn, en Laguna de Perlas.

"Para nosotros este es un aporte significativo porque los niños y maestros estamos haciendo uso del sistema, de manera independiente, porque anteriormente todos usábamos los únicos tres servicios que teníamos y no daban abasto, además teníamos que jalar el agua, pero ahora el agua está ahí todo el tiempo", añade la directora.

También se construyó un sistema de saneamiento para la comunidad turística de Awas, que provee de agua potable a sus 23 familias. "Estamos muy agradecidos con este nuevo sistema, tiene duchas y baños para mejorar el servicio que ofrecemos a los turistas, y nos comprometemos a mejorar y mantener estas instalaciones", dice emocionada Marjorie Putchie, coordinadora de la comunidad.

El programa conjunto, en el que colaboran varias agencias del sistema de Naciones Unidas (UNESCO; UNCDF; UNICEF; UNODC; PNUD; OIT y PAHO), apoya los esfuerzos del Gobierno nicaragüense y su Plan Nacional de Desarrollo Humano y su Plan de Desarrollo de la Costa Caribe, con el objetivo de incrementar los índices nacionales y regionales de cobertura de agua potable y saneamiento.

El campo de actuación son cuatro municipios de la Región Autónoma del Atlántico Norte (Waspam, Bonanza, Rosita y Prinzapolka) y cuatro municipios de la Región Autónoma del Atlántico Sur (La Cruz de Río Grande, Laguna de Perlas, El Tortuguero y la Desembocadura del Río Grande de Matagalpa.