Campesinos plantan semillas para un futuro libre en China

Dang Jiuru sonríe mientras recoge una manzana de su huerto en Luochuan, provincia de Shaanxi. Tras haber recibido capacitación y apoyo del PNUD, sus ingresos han aumentado en un 12%. Cada manzana que vende es un paso más hacia la educación de su nieto. (Luo Yi /PNUD China)
Dang Jiuru sonríe mientras recoge una manzana de su huerto en Luochuan, provincia de Shaanxi. Tras haber recibido capacitación y apoyo del PNUD, sus ingresos han aumentado en un 12%. Cada manzana que vende es un paso más hacia la educación de su nieto. (Luo Yi /PNUD China)

por Adam Pitt, ganador del tercer premio del concurso de historias del PNUD

Dang Jiuru, de 70 años de edad, soñaba con enviar su nieto a la universidad, pero hasta hace poco tiempo su ambición de toda la vida parecía condenada a no cumplirse. Su huerto de manzanas en el distrito de Luochuan, provincia de Shaanxi, simplemente no producía suficiente dinero. Sin embargo, apenas dos años después de tomar la valiente decisión de abandonar los tóxicos pesticidas a base de DDT, el fondo destinado para enviar su nieto a la universidad está creciendo casi con tanta rapidez como sus manzanas.

Aspectos Destacados

  • 100.000 agricultores en tres provincias están siendo entrenados cada año para adaptar sus técnicas de cultivo a convenciones y normas comerciales internacionales
  • La producción ha alcanzado 700.000 toneladas de manzanas al año en Luochuan
  • Las emisiones de DDT reducidas en 180 toneladas y los residuos de DDT liberados reducidos en 350 toneladas en plantas de producción de tres provincias

Con una altitud promedio de 1.100 metros y un suelo rico en minerales, esta meseta de loess china es una región perfecta para el cultivo de nutritivas frutas. Sin embargo, como la mayoría de los agricultores que él conocía, Dang consideraba que debía utilizar productos químicos para proteger su fruta de los ácaros que se alimentan de hojas y que proliferan en esa región monzónica de clima semiárido.

“Si usted me hubiera pedido hace unos años que dejase de usar productos químicos, me habría limitado a sonreír y a continuar fumigando mis árboles”, explica Dang. “Pensaba que no podía permitirme el lujo de dejar de usar pesticidas, y que eran la única forma de salvaguardar mis ingresos, pero resulta que en realidad los estaban limitando”.Con su capacidad para si destruir colonias enteras de ácaros, los pesticidas a base de DDT ofrecen a los agricultores una solución económica, eficaz y rápida al problema. Lo que Dang no sabía era que estos mismos pesticidas, que él creía estaban protegiendo los ingresos de su familia, eran los mismos que impedían vender sus manzanas a más de 2 yuanes (0,30 dólares) por kilo.

Los tratados internacionales, como el Convenio de Estocolmo, cuyo objetivo es controlar el uso del DDT, y las estrictas normas de salud y de seguridad vigentes en otros países impedían que Dang tuviera acceso a los mercados internacionales más rentables mientras continuara usando pesticidas con DDT.

CAPACITACIÓN EN TÉCNICAS 
DE CULTIVO
Ahora, con la creación de tres proyectos de demostración y entrenamientos periódicos a cargo de expertos nacionales e internacionales, Dang es uno de los 100.000 campesinos que en tres provincias cada año reciben capacitación para adaptar sus técnicas de cultivo a las convenciones y normas internacionales de comercio. Este proyecto conjunto, que dura cuatro años, fue iniciado por el PNUD y el Ministerio de Protección Ambiental chino. Con una financiación de seis millones de dólares del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el proyecto también ayuda a los agricultores a no depender más de los llamados “contaminantes orgánicos persistentes”. Se consi-dera que estos contaminantes, que incluyen el DDT, causan graves problemas de salud a quienes están en contacto con ellos.

Muchas de las nuevas técnicas de manejo de plagas son sencillas, tales como el cultivo de césped alrededor de la base de los árboles para proporcionar un hábitat a los depredadores naturales de los ácaros. Otras implican tecnologías científicas más complejas, y los expertos del proyecto del PNUD proporcionan orientación científica y biológica para la introducción segura de nuevas especies de ácaros depredadores en los ecosistemas locales. A pesar de la mayor inversión de tiempo y gestión requerida, el interés por las nuevas técnicas se ha extendido rápidamente y ya muchos agricultores se han graduado y convertido en instructores en el distrito de Luochuan, donde Dang tiene su granja.

Un éxito similar en las provincias de Hubei y Shandong ha logrado que miles de productores de cítricos y algodón hayan abandonado los pesticidas a base de DDT en favor de prácticas de cultivo más saludables y sostenibles.

SEGUIMIENTO DE LOS AVANCES

Con el tiempo, los agricultores han aprendido a registrar la eficacia de sus nuevos métodos de cultivo en  bitácoras personales, permitiendo así a las comunidades controlar la calidad de sus productos y tomar medidas para evitar posibles problemas antes de que surjan. Estos esfuerzos se han mejorado aún más mediante centros de pronóstico y de control de plagas,  y con la instalación de una estación medidora de residuos plaguicidas, instalada por el proyecto, regularmente se proporciona orientación acorde con normas internacionales de producción agrícola.

En línea con el cumplimiento del Convenio de Estocolmo por parte de China, el proyecto ha contribuido a minimizar la cantidad de DDT producido en una fábrica en la provincia de Jiangsu y a cerrar líneas de producción en otras dos fábricas de Hubei y Shandong. Como resultado, el proyecto ha logrado una reducción anual de 180 toneladas métricas de emisiones de DDT y 350 toneladas métricas de desechos contaminados con DDT que se liberan durante el proceso de producción.

Gracias a la reducción del uso de DDT en la mayoría de los 300 kiló-
metros cuadrados de cultivos de manzanas de Luochuan, así como a las 
habilidades recientemente adquiridas por los agricultores, la producción anual de manzanas ha alcanzado las 700.000 toneladas -equivalente a un promedio de 3,5 toneladas por cada una de las 200.000 personas que viven en el distrito. Estas manzanas, de mejor calidad, se venden ahora a 6 yuanes (0,90 dólares) por kilo.

En cuanto a Dang, ahora convertido en instructor, está ocupado preparándose para sumarse al creciente número de agricultores que venden sus manzanas a los mercados de Europa. No es de extrañar que con una buena cosecha que le ofrece a su familia la oportunidad de ganar un 12 por ciento más por hectárea que el año pasado, y poder ahora invertir en la educación de su nieto, de algo está seguro: que no volverá a los productos químicos durante mucho tiempo.

El proyecto en breve

Duración del Proyecto: 2008-2012
Presupuesto:
20.4 milliones USD
Donantes Principales: FMAM, Gobierno de China

 

Página del proyecto (en inglés)
El Promotor del Desarrollo Vol. II
thumbnail

"El Promotor del Desarrollo" es una publicación anual que reúne los doce trabajos ganadores del concurso de historias organizado por el PNUD, los cuales presentan una muestra de nuestros resultados en materia de desarrollo a nivel global.

 

Descargar la publicación
Informe Anual 2013-2014
"Nuevas alianzas para el desarrollo"

Este informe describe cómo el PNUD obtiene resultados de alto impacto como aliado para el desarrollo, innovador y líder intelectual en todo el mundo.

ver más informes anuales