Camboya: paneles solares llevan luz a hogares rurales

Paneles solares
Los pobladores de la aldea Trabek, provincia de Kampong Chhnang, limpian los paneles solares que utilizan para recargar las baterías y obtener electricidad. Foto: PNUD Cambodia

En Camboya, los hogares rurales no conectados a la red eléctrica nacional deben utilizar generadores para recargar baterías de automóvil y así obtener electricidad. Sin embargo, los habitantes de la provincia de Kampong Chang están experimentando una notable mejora.

En las aldeas de Por y Trąbek, paneles solares convierten la luz solar en energía eléctrica que a continuación se canaliza a través de cables conectados a baterías. Los paneles reemplazan a los ensordecedores generadores, grandes emisores de carbono, de los que los habitantes dependían hasta hace un año.

“Me gusta mucho. La vida de mi batería también parece alargarse con cada recarga con este sistema”, afirma Phem Da, una aldeana de 69 años, residente en Por.

Aspectos Destacados

  • Los pobladores ahorran 500 riels por batería, una cantidad importante para la mayoría de la gente que vive con apenas 3.871 riels por día (menos de US$ 1).
  • Cada estación solar tiene la capacidad de recargar hasta 50 baterías diariamente, cantidad suficiente para proporcionar electricidad durante un año a una familia promedio.
  • El proyecto, que va desde 2010-2015, cuenta con un presupuesto de $ 4,47 millones y es financiado por Suecia y Australia.

Las dos estaciones solares, financiadas por el Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, se gestionan a través del Programa camboyano de adaptación de base comunitaria del PNUD.

Dicho programa contribuye a proporcionar energía limpia a los hogares rurales, lo que ayuda a frenar las emisiones de carbono, en especial las producidas por los generadores locales.

Chuop Pha, de 57 años, se ganaba la vida en la aldea de Por con un pequeño negocio de recarga, a base de un motor generador. Hoy gestiona una de las estaciones de energía solar, con lo que se asegura un ingreso estable para su familia al tiempo que ofrece a los habitantes una fuente de energía más asequible y respetuosa del medio ambiente.

A cambio de permitir la instalación en su patio trasero de un generador solar, Chuop Pha retiene el 40 por ciento de los ingresos mensuales del servicio de recarga. El 60 por ciento restante va destinado al comité de gestión de la estación solar, compuesto por representantes de las dependencias comunales y habitantes del lugar, quienes lo utilizan para fines de mantenimiento y desarrollo de la comunidad.

“El nuevo servicio está ganando popularidad entre los habitantes del pueblo. Una razón es la tarifa, más barata que la recarga con un generador”, afirma Chuop Pha. Con las nuevas centrales solares, los aldeanos están ahorrando 500 riels por batería, una cantidad pequeña pero significativa para una mayoría de los pobladores, que viven con apenas 3.871 riels (menos de US$ 1) por día.

Sólo el 22 por ciento de las viviendas camboyanas tiene acceso a la electricidad, según informaciones de la Junta de Inversiones de Camboya. De ellas, sólo el 13 por ciento de las viviendas rurales tienen electricidad, frente al 54 por ciento en las zonas urbanas. El Gobierno se ha propuesto el objetivo de proporcionar acceso a la electricidad al 70 por ciento de todos los hogares rurales en 2030.

Desde tiempos inmemoriales, los residentes de las aldeas de Por y Trąbek han utilizado las baterías de automóvil para conseguir electricidad. Recientemente, sin embargo, se han erigido postes eléctricos a lo largo de los caminos de tierra roja que conducen a las aldeas, lo que ofrece a los lugareños la esperanza de que algún día tendrán un suministro estable de electricidad para su uso diario.