Comunidades ayudan a gestionar los parques nacionales de Turquía

dos mujeres a caballo en las montañas de Kure, Turquía
Las mujeres de las montañas de Kure recogen plantas del parque nacional. Los residentes juegan un papel clave en la gestión del parque, que se ha convertido en un centro para el ecoturismo. (Foto: PNUD Turquía)

En Turquía se encuentran tres focos de biodiversidad reconocidos a nivel mundial, y aunque el país cuenta con un sistema de zonas naturales protegidas, la mitad de sus bosques se consideran degradados como consecuencia de la usurpación, el pastoreo excesivo y la tala ilegal de árboles. Los bosques son uno de los más importantes ecosistemas de Turquía en términos de biodiversidad.

Con el apoyo del PNUD y fondos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), Turquía comienza a revertir la tendencia descendente. El Gobierno no sólo ha ampliado la cobertura de las zonas protegidas, sino que también se ha involucrado con las comunidades locales en el desarrollo de planes de gestión sostenibles de largo plazo.

Aspectos Destacados

  • El Parque Nacional de las Montañas Kure fue creado en el año 2000 como un esfuerzo para proteger la biodiversidad. En 2012 se convirtió en el primero en Turquía en recibir un certificado PAN Parks, en reconocimiento de su valor como zona natural protegida.
  • El parque está rodeado por una zona de amortiguamiento, donde las personas pueden vivir y utilizar los recursos de la tierra de manera sostenible.
  • En la zona de amortiguamiento se han detenido las intensas prácticas forestales, y más de 15.000 árboles han sido plantados para rehabilitar zonas degradadas.
  • Una herramienta de vigilancia permite medir la eficacia de la administración del parque, que ha registrado una mejora del 132% desde que se inició el proyecto.

En 2012, el Parque Nacional de las Montañas Kure se convirtió en el primero en Turquía y el decimotercero en Europa al que se le concede el prestigioso certificado PAN Parks, mediante el cual se reconoce su valor como zona natural protegida y destino para el ecoturismo.

"Este parque nacional es una antorcha en la mano que ilumina nuestro camino hacia adelante", señala Galip Arslan, activista comunitario de 76 años de edad de la aldea de Asagicerci, que ayudó a definir los límites del parque hace más de una década.

El Sr. Arslan y sus vecinos juegan un papel fundamental en la gestión del parque, y ahora él dirige una ONG que se dedica a educar a los lugareños en torno a aspectos sobre la conservación de la naturaleza.

El primer centro ecoturístico de Turquía ha contribuido a impulsar empresas locales, en tanto que el parque cuenta nuevos centros de visitantes, puertas de acceso, rutas y señalización. Una herramienta de vigilancia permite a los gerentes de los parques medir la eficacia de la gestión del parque, que ha registrado una mejora del 132% desde que se inició el proyecto. Siguiendo el ejemplo del proyecto implementado en el Parque Nacional de las Montañas Kure la herramienta ha empezado a utilizarse ahora en 41 parques nacionales en todo el país.

El parque Kure surgió de una alianza entre el Ministerio de Silvicultura, el PNUD y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En 1998, los grupos comenzaron a colaborar en la protección de la diversidad biológica y el fomento del desarrollo rural. El Gobierno quería involucrar a las comunidades locales, el proyecto propuso que los ciudadanos ayudaran a definir los límites de un nuevo parque nacional en las Montañas Kure.

Juntos, convinieron que el parque cubriera cerca de 38.000 hectáreas y estuviera rodeado por una zona de amortiguamiento de 134.000 hectáreas donde la gente pudiera seguir viviendo y haciendo uso sostenible de los recursos.

En el año 2000 se creó oficialmente el Parque Nacional de las Montañas Kure.

Para 2008, con la subención del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, el PNUD y el Ministerio de Silvicultura comenzaron a trabajar con el Fondo Mundial para la Naturaleza en Turquía en la elaboración de planes de gestión y conservación del parque, a fin de garantizar un uso equilibrado de los recursos naturales de la zona de amortiguamiento.

Las organizaciones no gubernamentales locales, que mantienen puestos formales para supervisar las operaciones del día a día y proporcionar orientación estratégica, ayudaron a fomentar una nueva directiva nacional que exige una consulta pública oficial como parte de la planificación de la ordenación de los bosques.

A las responsabilidades de los funcionarios forestales de todo el país se han sumado tres nuevas funciones de los bosques, identificadas a través de las consultas: conservación del paisaje, conservación de la vida silvestre y desarrollo de especies silvestres.

En la zona de amortiguamiento se han detenido las intensas prácticas forestales, y más de 15.000 árboles han sido plantados para rehabilitar zonas degradadas. Para empezar a reducir las demandas de madera, el proyecto se inscribe en un programa nacional de energía solar, y 300 familias que viven en la zona de amortiguamiento cuentan ahora con paneles solares en sus hogares.

Informe Anual 2013
"En Apoyo del Progreso Global"

Los avances en bienestar humano son el centro de la acción del PNUD como organización global de desarrollo dentro del sistema de las Naciones Unidas. Con nuestra presencia en 177 países y territorios prestamos apoyo a iniciativas encaminadas a elevar el nivel de vida, crear oportunidades y ayudar a las personas a gozar de vidas plenas

ver más
Síguenos