Armenia: Calefacción en los hogares, calor en las vidas de las personas

renovación de un centro comunitario en Armenia
La renovación de un centro comunitario en la región de Armavir tomó la eficiencia energética en cuenta. Foto: PNUD en Armenia

Antes, al finalizar su jornada, Arev Shirikchyan volvía a un apartamento oscuro y frío después de trabajar dos turnos para poder sostener a su familia. En Aván, el distrito de Yereván donde ella vive, tener una calefacción adecuada en invierno constituía una batalla constante.

Hace dos décadas, la sala de calderas que proporcionaba calefacción y agua caliente a su edificio de apartamentos quedó abandonada, obligando a Shirikchyan a explorar otras alternativas disponibles, como la electricidad, el keroseno o la madera. Pero todas ellas presentaban importantes aspectos negativos: tala descontrolada de árboles y daños ambientales, contaminación del aire dentro de las viviendas, sobrecargas de tensión en la red eléctrica y un alto costo para los presupuestos, ya de por sí escasos, de las familias.

En otra época, el 90 por ciento de los apartamentos y edificios públicos armenios utilizaba sistemas de calefacción o agua caliente centralizados o proporcionados por el distrito. Pero en el periodo de transición tras la caída del bloque soviético, la mayoría de ellos dejaron de funcionar, obligando a gente como Shirikchyan a  buscar soluciones.

Aspectos destacados

  • Treinta grandes edificios de apartamentos, una escuela y dos jardines de infancia tienen servicio permanente de calefacción y agua caliente en la actualidad.
  • Las compañías de suministro energético han usado nuevas directrices en materia de pruebas y de seguridad a fin de mejorar y ampliar sus servicios.
  • Las compañías de suministro energético han usado nuevas directrices en materia de pruebas y de seguridad a fin de mejorar y ampliar sus servicios.

La lucha diaria por la calefacción era una de las razones por las que Shirikchyan soñaba con una mejor vida para ella y sus dos hijos fuera de Armenia. Ella y su esposo hablaban con frecuencia de la posibilidad de emigrar a Alemania.

Fue entonces cuando llegó a Aván un nuevo sistema de calefacción para el distrito fruto de una alianza entre el sector privado y el Gobierno, con el apoyo del PNUD. Shirikchyan y su esposo dejaron de lado sus planes de salir del país.

“Hace unos pocos años no hubiéremos soñado con esto”, dice. “Nuestros hijos viven en apartamentos caldeados y seguros; los recuerdos de aquellos días fríos y oscuros han quedado atrás”. Shirikchyan reflexiona un momento y expresa un deseo: “Nos gustaría que todos y cada uno de los ciudadanos armenios vivieran en condiciones similares”.

El PNUD inició su colaboración con el Gobierno en 2005, empleando recursos financieros del Fondo para el Medio Ambiente Mundial para determinar cuál sería la solución más sostenible a largo plazo.

Tras la solicitud de las autoridades nacionales e de los inversores privados, el PNUD llevó a cabo 15 estudios de viabilidad de diferentes alternativas de calefacción de edificios. Una de sus conclusiones fue que las instalaciones que sólo proporcionan calefacción a gas resultan demasiado caras. Los sistemas modernos de cogeneración, también a gas pero que proporcionan tanto electricidad como calefacción, podrían ser ideales para las zonas urbanas compactas.

Aván fue seleccionado como emplazamiento para la construcción del primer sistema. El PNUD contribuyó al consenso sobre el camino a seguir entre las autoridades municipales, la Comisión Nacional para la Regulación de los Servicios Públicos y el sector privado.

La construcción empezó a comienzos de 2010. Para 2012 el sistema ya estaba parcialmente operativo. Actualmente, treinta grandes edificios de apartamentos, una escuela y dos jardines de infancia tienen servicio permanente de calefacción y agua caliente; 46 edificios más están en proceso de conexión al servicio. Los residentes han descubierto con satisfacción que el precio de la calefacción es alrededor del 20 menor que lo que pagan por los calentadores de gas en los apartamentos individuales.

Al mismo tiempo que se desarrollaba la iniciativa de Aván, el PNUD trabajó también con las autoridades de diversos municipios más pequeños, como Spitak y Aparan, para explorar formas de mejorar el suministro de energía y reducir los costos. Tanto Spitak como Aparan participan en estos momentos en el proyecto MODEL, auspiciado por la Unión Europea y creado con el propósito de ayudar a municipios de la región de Europa Central y del Este a reforzar sus capacidades para una gestión más eficaz de las cuestiones energéticas.

En total, está previsto que durante su vida útil los proyectos, tanto nuevos como replicados, generen ahorros superiores a los 4.000 gigavatios-hora de combustible y emitan cerca de 886.000 toneladas menos de gases invernadero.

Para Shirikchyan y miles de personas como ella que ahora viven, trabajan y estudian en viviendas más confortables y con menos gasto, los beneficios son evidentes.

Informe Anual 2013
"En Apoyo del Progreso Global"

Los avances en bienestar humano son el centro de la acción del PNUD como organización global de desarrollo dentro del sistema de las Naciones Unidas. Con nuestra presencia en 177 países y territorios prestamos apoyo a iniciativas encaminadas a elevar el nivel de vida, crear oportunidades y ayudar a las personas a gozar de vidas plenas

ver más
Find Us On