Recuperando el Mar Negro y la cuenca del río Danubio


Healthy wetlands provide countries with clean water, vital wildlife habitats and tourism revenues. Photo: UNDP Belarus

Un ecosistema en peligro
El río Danubio atraviesa varios países de Europa Oriental antes de desembocar en el Mar Negro. Durante décadas, los vertidos de aguas residuales en el Danubio resultaron en un enriquecimiento excesivo de nutrientes en el Mar Negro, afectando a los bancos de peces y a las playas, e incrementando las incidencias de enfermedades transmitidas a través del agua.

La disolución de la Unión Soviética fue la oportunidad para que los países de la región pusiesen en marcha un esfuerzo de colaboración para atender el problema. Con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y del PNUD, los países identificaron su problema transfronterizo y acordaron implementar programas medioambientales que llevaran a mejorar considerablemente el Danubio y el Mar Negro.

Respuesta conjunta para un desafío común
En 1993, el Convenio de Bucarest sobre la Protección del Mar Negro llevó a un primer proyecto del PNUD/FMAM: un diagnóstico transfronterizo que sirviera de base para un programa dedicado a la recuperación y la protección del Mar Negro. El plan medioambiental, denominado Programa de Acción Estratégica, fue adoptado por seis países en 1996. En la década posterior, una serie coordinada de programas intergubernamentales apoyaron la implementación regional y nacional de los programas medioambientales para el Mar Negro y para el río Danubio.

Aspectos Destacados

  • Un marco de 97 millones de dólares que proporciona financiación y apoya la creación de capacidades en los 17 países de la cuenca del río Danubio.
  • Más de 3.500 millones de dólares en inversiones para reducir la polución y recuperar el hábitat
  • El resurgimiento de una serie de especies esenciales que se creían extintas en la región.

El PNUD trabajó estrechamente con el FMAM en los programas del Danubio y del Mar Negro, aprovechando los recursos financieros y la metodología del FMAM para hacer frente a los desafíos ecológicos de los sistemas acuíferos comunes. Por su parte, el PNUD aportó su amplia experiencia y neutralidad para reunir a los gobiernos, crear capacidades institucionales nacionales e internacionales, y coordinar a los socios para avanzar en las reformas en materia de gobernabilidad en varios países. Además del FMAM, la Unión Europea, el Banco Mundial y el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo también financiaron programas.

Entre 1991 y el año 2000, dos programas del enfoque integrado en la cuenca del río Danubio dirigidos por el PNUD/FMAM se centraron en el Danubio, mientras que otros dos programas se centraron en el Mar Negro. En 2001 se estableció una alianza estratégica que reunió a los principales involucrados en un “enfoque para toda la cuenca” que contó con tres componentes:

   1. El Proyecto Regional del Danubio dirigido por el PNUD/FMAM que fue implementado por el PNUD y en el que participó la Comisión Internacional para la Protección del río Danubio.
   2. El Proyecto de recuperación del ecosistema del Mar Negro dirigido por el PNUD/FMAM llevado a cabo por el FMAM con la participación del PNUD, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y de la Oficina de Servicios para Proyectos de la ONU.
   3. El Fondo de inversiones para la reducción de nutrientes del Banco Mundial/FMAM fue un fondo de inversiones creado por el Banco Mundial para respaldar los subsidios del FMAM aportando la financiación del Banco Mundial a las inversiones en materia de reducción de nutrientes.

Reconstruyendo el deterioro y transformando las perspectivas
Los países del Danubio y del Mar Negro tienen ahora mecanismos jurídicos, institucionales, de políticas y financieros para gestionar la polución por nutrientes. Los logros incluyeron:

- La Alianza Estratégica del FMAM para el Mar Negro y la cuenca del Danubio: un marco de 97 millones de dólares que proporciona financiación y apoya la creación de capacidades en 17 países.

- Más de 3.500 millones de dólares en inversiones para reducir la polución y recuperar el hábitat, incluyendo el tratamiento de las aguas municipales, la gestión de los nutrientes agrícolas, la reducción de la polución industrial y la recuperación de los humedales.

-  Una reducción comprobada de la polución debida a las inversiones en la reducción de nutrientes y a la implementación de reformas dirigidas a gestionar las fuentes de polución por nutrientes.

- Una mejora comprobada del estado ecológico del río Danubio y del Mar Negro, incluyendo el resurgimiento de una serie de especies esenciales.

- La creación de ejercicios piloto de monitoreo, talleres de creación de capacidades, directrices de garantía de calidad y compra de equipos que puedan monitorear el nivel de los nutrientes.

- Desarrollo e implicación de una red de organizaciones no gubernamentales del Mar Negro.

El monitoreo y el cumplimiento de los compromisos relativos a la gestión de nutrientes de cada país requieren una atención continua, como la creación de capacidades y de programas nacionales, que no ha sido totalmente exitosa en los 17 países. No obstante, se han obtenido progresos reales y transformacionales.

Apoyando el Cambio Transformacional
thumbnail

Esta publicación, donde se incluye la historia Recuperando el Mar Negro y la cuenca del río Danubio, presenta siete estudios de casos donde la cooperación al desarrollo sostenida ha permitido a los países socios marcar una diferencia real en la vida de sus ciudadanos.

ver más
Lecciones Aprendidas

Los 15 años de apoyo del PNUD/FMAM para mejorar la gobernanza medioambiental de varios países en la cuenca del río Danubio y en el Mar Negro ofrecen una serie de lecciones:

 

Los procesos intergubernamentales llevan tiempo y un apoyo sostenido. Los programas intergubernamentales son más complejos que los nacionales. Los donantes deben esperar una inversión a largo plazo si desean promover y mantener con éxito las reformas e inversiones necesarias para la gobernanza de varios países en la gestión sostenible de las aguas comunes.

 

La voluntad política de la autoría nacional es esencial para alcanzar una colaboración intergubernamental sostenida. Esto puede estar impulsado por el contenido o por el contexto político. En este caso, la gravedad del deterioro medioambiental podría no haber sido suficiente sin el deseo de los países post soviéticos de pasar a ser parte integrante de Europa occidental.

 

Las alianzas múltiples son esenciales. Cada socio nacional e internacional aportó algo. El PNUD desempeñó un importante papel como facilitador y coordinador. El enfoque de alianzas desde las fases iniciales fue fundamental para garantizar que cada organización ocupase su papel con el fin de lograr el objetivo común.

 

Un análisis técnico consistente es el punto de partida. La participación a largo plazo del PNUD/FMAM se basó en un diagnóstico transfronterizo que el FMAM y el PNUD emplean para “obtener datos” y para establecer prioridades en la mayoría de los programas de aguas internacionales. La metodología ofrece una base técnica para identificar y priorizar los problemas transfronterizos y garantiza un enfoque estratégico para atender los problemas de base que causan la polución. Este análisis marcó el camino para los próximos 15 años de acciones nacionales, de colaboración internacional y de cooperación del PNUD.

 

La creación de capacidades es esencial para una cooperación exitosa en materia de desarrollo. Desde un principio, los programas del Danubio y del Mar Negro se centraron en la creación de capacidades nacionales y regionales, sin lo cual, la amplia financiación del FMAM y de otros donantes no habría sido eficaz.