Jóvenes indígenas y personas con discapacidad se preparan para las elecciones en Camboya

Indígenas verifican sus nombres en el padrón en la oficina comunal de Dak Dam, en la provincia de Mondulkiri. Foto: PNUD/Alejandro Boza
Indígenas verifican sus nombres en el padrón en la oficina comunal de Dak Dam, en la provincia de Mondulkiri. Foto: PNUD/Alejandro Boza

Cuando se celebraron las elecciones locales en la provincia de Mondulkiri, en la zona este de Camboya, Bunthoeun Tola, un joven de origen indígena de 20 años que votaba por primera vez, fue rechazado en la mesa de votación porque su nombre en el padrón electoral no coincidía con el que aparecía en su carnet de identificación.

"Estaba mal escrito, y por esa razón, me impidieron votar", explica Tola, para agregar que ahora quiere asegurarse "de que podré votar en las próximas elecciones generales", programadas para julio de 2013.

Aspectos Destacados

  • Dos de cada tres personas en Camboya son menores de 25 años, y se estima que las personas con discapacidad representan el 4% de la población.
  • La campaña de educación cívica y electoral pretende llegar a 3 millones de jóvenes votantes durante un periodo de 4 años.
  • A los 32.237 nombres que ya se encuentran en el padrón electoral de la provincia de Mondulkiri habrá que agregar unos 5.694 nuevos votantes que cumplen con los requisitos

En los comicios venideros se elegirá el nuevo Gobierno de Camboya para los próximos cinco años. En todo el país, los funcionarios han comenzado a verificar el padrón y a registrar nuevos votantes, incluidos los jóvenes que están a punto de cumplir 18 años. A nivel nacional más de 9 millones de personas se registraron para las últimas elecciones, y se espera que ese número aumente para los próximos comicios.

Como parte de su labor para promover la gobernabilidad democrática en Camboya, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se ha asociado con dos organizaciones no gubernamentales de Camboya en 17 provincias para realizar una serie de actividades de educación electoral.

La campaña trabaja específicamente con grupos marginados, como las personas con discapacidad y los grupos indígenas, para crear conciencia sobre la importancia de las elecciones y poner de relieve la necesidad de que ejerzan su derecho democrático al voto.

Desde el año 2008, la Organización Camboyana de Personas con Discapacidad se ha mantenido en el primer plano de esta iniciativa, empezando por la introducción de un sistema braille nacional para los no videntes, que les permitió votar en las elecciones de ese año. Pero ante la proximidad de las nuevas elecciones, Heng Chantey, activista de la organización, afirma que no hay tiempo que perder.

"Estamos animando a las personas con discapacidad a que vayan y verifiquen sus nombres y se registren para votar", explica, "de este modo, pueden demostrar que, a pesar de sus discapacidades, tienen los mismos derechos que los demás".

En la comuna de Dak Dam, en Mondulkiri, los errores ortográficos en la escritura de los nombres se convirtieron en el principal asunto de discusión en una reunión reciente con funcionarios electorales de la comuna y de la provincia en que se analizaban cuestiones de índole electoral.

Som Vanny, jefe de la comuna, recordó a la gente la necesidad de verificar sus nombres durante el proceso de registro, antes de que sea demasiado tarde. "Esta es una parte importante del ejercicio del derecho a elegir a sus representantes", recalcó Vanny al dirigirse a los aldeanos reunidos.

Según el comité electoral provincial de Mondulkiri, a los 32.237 nombres que ya se encuentran en la lista de votantes registrados de la provincia habrá que agregar unos 5.694 nuevos votantes.

Al terminar el encuentro, los habitantes se dirigieron a la oficina comunal para buscar sus nombres en el padrón. En una puerta cercana se alinearon los jóvenes, carnet de identificación en mano, a esperar que los llamara el empleado de la comuna.

"Esta vez todo está en orden para mí", aseveró Tola, mientras el empleado de la comuna le devolvía el carnet de identificación después de corregir su nombre en el padrón. "Ahora puedo votar para contribuir al progreso del país", afirmó satisfecho.