Estado de derecho, justicia y seguridad

mujeres en SomaliaUna asistente legal entrenada por el PNUD presta asistencia jurídica a las personas desplazadas internamente en el campamento Ajuran en Garowe. (Foto: Noor Khamis / PNUD Somalia)

La consolidación del Estado de derecho y la promoción de los derechos humanos son pilares fundamentales del trabajo del PNUD para alcanzar el desarrollo humano sostenible y erradicar la extrema pobreza. A través del Estado de derecho y de la asistencia a los derechos humanos, el PNUD contribuye con la consolidación de la paz y la gobernanza democrática en un amplio espectro de contextos de desarrollo.  Asimismo, facilitamos la expansión de los esfuerzos de las Naciones Unidas por implementar el Estado de derecho en entornos afectados por crisis y conflictos, gracias al trabajo del Punto Focal Mundial para los Aspectos Policiales, Judiciales y Penitenciarios.

Las áreas clave del trabajo del PNUD relativas al Estado de derecho y la protección de los derechos humanos son:

  • Mejorar el acceso a la justicia y recursos, y ofrecer asistencia a las personas para hacer valer sus derechos.

  • Ofrecer respaldo  a los gobiernos para establecer sistemas judiciales competentes, incluyendo la rápida restauración de los servicios judiciales y mecanismos de resolución de litigios tras una crisis o conflicto (destinados especialmente a comunidades marginadas).

  • Aumentar la seguridad en las comunidades y disminuir la violencia armada, incluso mediante la reducción de la proliferación de armas pequeñas y ligeras.

  • Abordar la violencia sexual y de género, y aumentar la participación y liderazgo de la mujer en instituciones judiciales y de seguridad, especialmente en contextos de consolidación de la paz y de recuperación.

  • Apoyar la promoción y protección de los derechos humanos, afianzando el trabajo de las instituciones nacionales de derechos Humanos, respaldando el compromiso con las organizaciones internacionales de derechos humanos y promoviendo la implementación de este enfoque en los programas de desarrollo y procesos de planificación nacional.

  • Respaldar la justicia de transición para promover una rectificación de los episodios de violencia pasados y violaciones a los derechos humanos, y permitir a las sociedades recuperarse de este legado de violencia.