Nigeria: Historia de dos jefes

Jefes de la comunidad de Agila en Nigeria asisten a una celebración de paz. Foto: PNUD en Nigeria
Jefes de la comunidad de Agila en Nigeria asisten a una celebración de paz. Foto: PNUD en Nigeria

En un día húmedo del mes de junio, cientos de hombres, mujeres y niños de la comunidad de Agila, en el sureste de Nigeria, bailan al compás de los tambores. Dos jefes, que alguna vez estuvieron enfrentados, intercambian una banda blanca como símbolo de paz y se abrazan. La multitud los aclama.

La paz ha vuelto a reinar en Agila.
Quince años atrás, la situación era muy diferente. En la pequeña comunidad agrícola del estado de Benue estalló un conflicto de poderes que dividió completamente a la comunidad. A raíz de una pelea de liderazgo entre dos jefes, se desencadenaron extensas luchas, que provocaron numerosas víctimas y el desplazamiento de miles de personas.

"Las personas no podían volver a sus granjas, lo que detuvo el progreso de la agricultura. Los niños ya no podían asistir a la escuela y los maestros, temiendo por sus vidas, abandonaban el lugar. Los médicos no se acercaban a la comunidad y todas las actividades económicas y comerciales quedaron paralizadas", comenta Alex Ogaba, jefe del gobierno local, refiriéndose al conflicto.

Aspectos Destacados

  • El proyecto de construcción de la paz se puso en marcha en 2009 para hacer frente a unos 30 años de conflicto entre las comunidades fronterizas, lo que llevó a la pérdida de vidas y propiedades.
  • La iniciativa fue financiada por el PNUD con un presupuesto total de 150.000 dólares en 4 años.
  • Se han creado dos centros de adquisición de conocimientos con 100 estudiantes, en su mayoría jóvenes y mujeres, que se graduarán cada año.

En 2010, sin embargo, el PNUD se propuso ayudar a restaurar la paz, haciendo hincapié en las causas del conflicto. Como árbitro neutral, el PNUD ayudó tanto a los jefes contendientes como a los demás miembros de la comunidad a entablar el diálogo y a negociar la paz. En consecuencia, los dos jefes renunciaron a su cargo y, muy pronto, los miembros de la comunidad llevarán a cabo elecciones.

Para garantizar la consolidación de la paz, el PNUD también abordó algunos problemas subyacentes, como el desempleo entre los jóvenes, quienes se habían convertido en instrumentos de la guerra comunitaria. En colaboración con la ONG Women Environmental Programme y el Instituto para la Paz y la Resolución de Conflictos del Gobierno Federal, el PNUD creó dos centros de instrucción profesional. El primero capacita a las mujeres en el diseño y la confección de ropa, mientras el segundo enseña a los hombres carpintería y otras habilidades prácticas.

"Yo misma cosí la delicada prenda que estoy usando. Ya no necesito llevar la ropa de mis hijos al sastre, puedo coserla yo misma. De hecho, también comencé a coser para algunos clientes", comenta Elizabeth Osepe, madre de tres niños recientemente graduada del centro de instrucción.

Elizabeth es una de las primeras treinta estudiantes que se graduó de uno de los centros de instrucción respaldados por el PNUD. Se espera que más de cien estudiantes completen su capacitación cada año y que muchos de ellos puedan iniciar sus propios emprendimientos.

"Estoy planeando abrir una tienda de moda y diseño tan pronto como logre ahorrar suficiente dinero", comenta Elizabeth, mostrando con orgullo su diploma de graduación.

Además de ofrecer empleo a largo plazo, los centros de instrucción son de gran ayuda para fomentar la unión de la comunidad. Los recién graduados que recibieron capacitación en sastrería y confección de ropa ya no discriminan a los clientes que en el pasado eran sus enemigos. Gradualmente, con el tiempo, los miembros de facciones opuestas han vuelto a colaborar entre sí e incluso a contraer matrimonio.

"Numerosos intentos por restaurar la paz habían fracasado en el pasado, porque no se abordaban los orígenes del conflicto y las tensiones se reavivaban al poco tiempo", explica Says Matthew Alao, oficial de proyectos del PNUD en Nigeria, a cargo de los esfuerzos de consolidación de la paz en Agila. "Sin embargo, el enfoque del PNUD se centra en el desarrollo de objetivos a largo plazo, como la capacitación profesional y las oportunidades de empleo a largo plazo. El trabajo en conjunto crea un sentido de solidaridad, ayuda a superar las diferencias y mejora el desarrollo de la economía. Gracias a nuestra mediación y a nuestra experiencia en resolución de conflictos, hemos podido ayudar a los miembros de la comunidad a llegar a un acuerdo y a resolver las disputas de una vez por todas".

Durante las celebraciones de la paz, los dos clanes anteriormente enfrentados compitieron en un innovador juego, en el que los miembros del PNUD oficiaron de árbitros.

Los dos exjefes, que habían sido contendientes durante más de diez años, también asistieron a la celebración. El jefe Ede Otokpa expresó su alegría de que la paz haya retornado finalmente a la comunidad.

El jefe Mike Agbese estuvo de acuerdo con sus palabras y agregó: "Hoy hemos dejado atrás la desunión en Agila".

Informe Anual 2013
"En Apoyo del Progreso Global"

Los avances en bienestar humano son el centro de la acción del PNUD como organización global de desarrollo dentro del sistema de las Naciones Unidas. Con nuestra presencia en 177 países y territorios prestamos apoyo a iniciativas encaminadas a elevar el nivel de vida, crear oportunidades y ayudar a las personas a gozar de vidas plenas

ver más