Burundi: pequeñas empresas cambian la vida de refugiados y ex-combatientes

hombre en Burundi con su máquina de coser
De regreso a su ciudad natal, que la guerra le obligó a abandonar, Adrian ha iniciado un nuevo negocio con la ayuda de un programa del PNUD. (Foto: PNUD Burundi)

En una ajetreada peluquería a energía solar, Jean-Marie, que tiene 42 años, ofrece los últimos peinados a una tupida clientela, y además recarga los teléfonos móviles.

Cerca de la peluquería, el repiqueteado de ocho máquinas de coser se hace sentir en una tienda cooperativa de ropa, mientras uno de los dueños, Adrian, sonríe sentado en la puerta.

Tanto Adrian como Jean-Marie viven en Giharo, pequeña aldea cerca de la frontera con Tanzania en el sureste de Burundi. Son comerciantes típicos, de unos 40 años, pero sus vidas no han girado siempre alrededor de la ropa, las mechas y el fijador de pelo. Ambos se vieron forzados a abandonar sus casas durante el largo conflicto que atravesó el país. Jean-Marie se refugió en Tanzania en la década de 1970. Adrian se vio forzado a mudarse a otra ciudad en Burundi. Ambos volvieron a su aldea cuando la guerra tocaba a su fin en 2007. Ambos han participado en el proyecto del PNUD que los ayudó a empezar un negocio nuevo y exitoso.

Aspectos Destacados

  • 17.000 personas se benefician de los programas de desarme, desmovilización y reintegración del PNUD en Burundi
  • El conflicto civil en Burundi, que duró entre 1993 y 2005, dejó tras de sí 300.000 muertos y 1,2 millones de desplazados (incluyendo a 800.000 refugiados fuera del país)
  • Desde 2010, se han utilizados 2,67 millones de dólares en la comunidad, aportados por el Fondo para la Consolidación de la Paz, el Gobierno de Japón y la UE, entre otros.

Inicialmente el PNUD dio a Adrian, a Jean-Marie y a otros 17.000 ex combatientes y personas que volvían a su lugar de origen, un empleo durante tres meses arreglando las infraestructuras dañadas durante la guerra, o haciendo ladrillos para construir escuelas o casas para las personas vulnerables. Adrian ayudó a restaurar la pista local y Jean-Marie ayudó a construir un mercado.

Además de restablecer rápidamente la economía local, un tercio del salario que reciben los trabajadores se ingresa a una institución financiera. Cuando se cumplen los tres meses de trabajo, pueden usar esos ahorros (que el PNUD multiplica por tres, dando además capacitación y asesoría para iniciar un negocio) para establecer asociaciones de productores y empresas. Además de peluquerías y tiendas de ropa, los beneficiarios se han servido del programa para establecer chacras, tiendas de soldadura, comedores y carpinterías.

“Desde que abrimos el negocio el año pasado, hemos tenido mucho trabajo”, dice Adrian. “La mayoría del trabajo es de confección de uniformes escolares y de vestidos para las señoras que vienen al mercado", y agrega que su negocio rinde servicio a la comunidad dando lecciones de costura algunos días. "Mi sueño es crecer aún más, me gustaría abrir un segundo negocio sobre la base del éxito del primero.”

El proyecto también reduce el estigma y ayuda a los ex soldados a reintegrarse. "A menudo los ex combatientes y refugiados son considerados como una amenaza para la paz, la estabilidad y el desarrollo", dice Xavier Michon, Director de país del PNUD en Burundi. “Este programa ha promovido la reconciliación de la comunidad y ha permitido a los ex combatientes, a los refugiados y a las comunidades avanzar hacia un futuro de paz para todos.”

"Las personas temen a alguien que ha vivido en la jungla – aunque sean parte de la familia", dice Sharron , ex mujer soldado que pasó años luchando en la selva y que trabaja en el proyecto del PNUD de reconstrucción vial. "Cuando volví a casa las personas decían que éramos salvajes y asesinos, pero desde que comenzamos a trabajar juntos, no hay discriminación y sentimos que pertenecemos a nuestra área. Alabado sea el Señor por darme este empleo", dice. 

Jean-Marie es igualmente entusiasta. "El PNUD no sólo me ha permitido alimentar a mi familia, sino que me ha permitido conocer a otras personas y hacerme de amigos.”

Informe Anual 2013
"En Apoyo del Progreso Global"

Los avances en bienestar humano son el centro de la acción del PNUD como organización global de desarrollo dentro del sistema de las Naciones Unidas. Con nuestra presencia en 177 países y territorios prestamos apoyo a iniciativas encaminadas a elevar el nivel de vida, crear oportunidades y ayudar a las personas a gozar de vidas plenas

ver más