Filipinas: recuperándose de las consecuencias del tifón

Con madera recuperada y otros escombros reciclados del tifón Bopha, un aldeano de Compostela de Filipinas Valley participa en un programa del PNUD para reconstruir las comunidades
Con madera recuperada y otros escombros reciclados del tifón Bopha, un aldeano de Compostela de Filipinas Valley participa en un programa del PNUD para reconstruir las comunidades (Foto: RV Mitra / PNUD Filipinas)

Julius Enriquez escarba entre la montaña de escombros de lo que fue la Escuela Primaria Central de Cateel en Mindanao, Filipinas, en busca de madera y otros materiales reutilizables. “Estos restos de madera los podemos usar para reconstruir la escuela dañada a la que solía ir mi hijo”, dice.

La escuela en la que está trabajando quedó arrasada por el tifón Bopha, que asoló el país a comienzos de diciembre pasado. Enriquez es uno de las numerosos vecinos de Cateel y una de las casi 2.000 personas trabajando por turnos en las provincias meridionales de Davao Oriental y Valle de Compostela en el marco de un programa de “dinero por trabajo” creado por el PNUD. Entre todos esperan reconstruir las importantes infraestructuras destruidas por la tormenta.

Aspectos Destacados

  • 1.932 familias empleadas en las tareas de desescombro y limpieza; en los próximos meses se emplearán más familias
  • El programa cuenta con un presupuesto de 1,8 millones de dólares.
  • En la tormenta dejó 1.146 víctimas mortales y 834 desaparecidos, aedmás de unas 200.000 viviendas dañadas total o parcialmente.

El tifón Bopha afectó a 6,2 millones de personas, provocando el desplazamiento de 850.000, causando 1.146 víctimas mortales y la desaparición de otras 834. Bopha dejó a su paso un reguero de carreteras, puentes, mercados y escuelas devastados, causando daños en casi 200.000 hogares y destruyendo cosechas por un valor cercano a los 250 millones de dólares.

A fin de paliar las consecuencias a largo plazo que este desastre puede tener sobre el desarrollo del país, el PNUD está aportando herramientas, indumentaria de protección, excavadoras mecanizadas y otros suministros a trabajadores temporales, pagándoles para limpiar y despejar las infraestructuras comunitarias  más importantes.

Mucha gente perdió sus hogares, empleos y negocios. Además de proporcionar a estas víctimas de Bopha unos ingresos temporales, el PNUD ayuda también a devolver la normalidad a las comunidades afectadas. En el caso de Cateel, los restos acumulados debido a las actividades de limpieza se utilizan para reparar sillas, pupitres y otros objetos. Sólo en el municipio de Cateel, se han limpiado de escombros y restaurado 24 escuelas con la colaboración del PNUD.

“La ayuda del PNUD en las labores de desescombro ha sido vital para reanudar la actividad en las aulas y retornar la normalidad al calendario educativo”, dice Isidro Castro, teniente de alcalde del municipio. “Estas actividades también han ayudado a estrechar las relaciones entre las familias que luchan por recobrar el ánimo y recuperarse de sus pérdidas”.

En otras comunidades, los esfuerzos se centran en reparar o limpiar otras instalaciones dañadas, como carreteras, puentes, mercados y canales. En el municipio cercano de Boston, donde el PNUD también ha colaborado con las autoridades locales en la movilización de los vecinos para las tareas de desescombro y limpieza posteriores al tifón, la historia se repite. “Esta iniciativa no sólo [ha permitido] limpiar nuestro entorno de escombros peligrosos sino que, además, ha supuesto una fuente de recursos para mis conciudadanos”, relata el teniente de alcalde.

“La ONU ha respondido a las solicitudes del Gobierno de desplegar con rapidez un programa de recuperación temprana”, dice Luiza Carvalho, Coordinadora Residente de la ONU y Representante Residente del PNUD en Filipinas, tras una reciente visita a las regiones devastadas. “Hemos actuado con rapidez en lugares donde las carreteras estaban bloqueadas por barro, piedras, árboles caídos y rocas, especialmente en las comunidades más remotas”.

Hasta la fecha, el programa de limpieza y desescombro, el cual está gestionado directamente por los gobiernos locales, ha permitido al PNUD proporcionar una fuente de ingresos de emergencia a 1.932 familias como la de Enriquez. En los próximos meses está previsto aumentar el número de familias participantes.

“La pérdida de cosechas de alto valor, como la del plátano, ha dejado temporalmente a muchas familias sin ninguna fuente de ingresos”, dice Carvalho. “Nuestra ayuda de emergencia a través del empleo tiene como objetivo proporcionar una red de protección social a los agricultores que han perdido sus casas y a los trabajadores informales que se han quedado sin medios de vida por las inundaciones”.

Bopha, una de las tormentas más poderosas jamás registradas en Filipinas, causó aludes masivos de tierras y colapsó muchos de los mecanismos de defensa contra inundaciones cuando tocó tierra el 4 de diciembre de 2012, asolando el país durante tres días.

Informe Anual 2013
"En Apoyo del Progreso Global"

Los avances en bienestar humano son el centro de la acción del PNUD como organización global de desarrollo dentro del sistema de las Naciones Unidas. Con nuestra presencia en 177 países y territorios prestamos apoyo a iniciativas encaminadas a elevar el nivel de vida, crear oportunidades y ayudar a las personas a gozar de vidas plenas

ver más
Síguenos