Haití: de la recuperación al desarrollo sostenible


Mujeres haitianas
Mujeres emprendoras en Haití. Foto: PNUD Haití

El 12 de enero de 2010, un devastador terremoto de magnitud 7.0 azotó a Haití y dejó un saldo de más de 200 000 muertos, 1,5 millones de refugiados y más de 300 000 edificios destruidos.

Desde entonces, Haití ha superado con éxito la etapa de recuperación humanitaria y ha conseguido significativos avances socioeconómicos. El país ha elevado de forma constante la tasa de escolarización neta en la educación primaria y ha logrado un acceso igualitario de niños y niñas. Asimismo, ha reducido a la mitad la tasa de desnutrición infantil en niños menores de cinco años, ha estabilizado la incidencia de VIH/SIDA y ha permitido el acceso de casi un 70 % de los hogares a fuentes de agua mejoradas. En retrospectiva, este tipo de logros parecían imposibles de alcanzar a principios de 2010.

Sin embargo, mientras Haití se encamina hacia el desarrollo sostenible a largo plazo, el país continúa enfrentando importantes desafíos. Un 60 % de los haitianos aún vive con menos de $2,50 por día, el sistema político sigue siendo frágil, los trabajos sostenibles escasean y el medioambiente presenta el mismo grado de vulnerabilidad que en el pasado.

Aspectos destacados

  • Más del 90% por ciento de los 10 millones de escombros fueron retirado de las calles y 20 por ciento fue reciclado.
  • Seis de los mayores campamentos de desplazados internos ha sido cerrado y 11.000 familias desplazadas están de regreso en sus hogares.
  • 5,5 millones de plantas se han sembrado en 5.000 hectáreas de tierra para ayudar a proteger contra la erosión y las inundaciones.

Respaldo del PNUD

El PNUD se enfoca en el respaldo a largo plazo para ayudar a construir un país estructuralmente sólido, resiliente y sostenible. La gobernanza, la reducción de riesgos de desastres naturales y la protección del medioambiente son la base de nuestros esfuerzos, aunados a los del pueblo haitiano, los funcionarios electos, el sector privado y la comunidad internacional. Gracias al desarrollo de 39 proyectos, a la colaboración de 335 personas y a un presupuesto anual de más de USD 35 millones, el PNUD está creando cientos de empleos y multiplicando sus esfuerzos de reconstrucción y su respaldo hacia una planificación comunitaria.

Gobernanza y Estado de derecho

Tras la pérdida de un 30 % de los funcionarios haitianos en el terremoto, el aumento de la capacidad y de los recursos humanos destinados a la administración pública se ha vuelto prioritario. Como consecuencia, el PNUD tiene por objetivo impulsar la eficiencia, centrándose particularmente en la justicia, las elecciones y la planificación regional y urbana. En 2014, cerca de 200 jueces y empleados públicos recibieron capacitación acerca de la violencia de género, así como de técnicas de registro judicial e investigativo. Asimismo, más de 100 funcionarios electos asistieron a un taller que abordaba los problemas de la administración electoral, la igualdad de género y el acceso de las personas con discapacidad a los procesos políticos y electorales, así como las soluciones sostenibles para llevar a cabo elecciones libres, justas y transparentes.

Por su parte, más de 100 mujeres de la sociedad civil y de distintas facciones políticas asistieron a un foro sobre la participación de la mujer haitiana en la política, organizado por el PNUD y la IFES, en el cual se elaboraron estrategias destinadas a garantizar la representación política de la mujer y una mayor flexibilidad en la toma de decisiones.

Recuperación y reducción de la pobreza

De acuerdo con el Informe sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) publicado en junio de 2014 por el gobierno de Haití y el PNUD, un 44,9 % de los trabajadores haitianos vive con menos de USD 1,25 por día. Para revertir esta tendencia, el PNUD busca ofrecer respaldo técnico y operativo en el área de creación de empleos.

En colaboración con el Ministerio de Comercio e Industria, el PNUD lanzó a fines de 2014 el proyecto Laboratorio para la Innovación y el Desarrollo Económico (Laboratory for Innovation and Economic Development, IDE), con el objetivo de capacitar a jóvenes emprendedores. Los jóvenes cuyos proyectos sean seleccionados recibirán capacitación profesional en el campo de gestión comercial y serán supervisados por una institución de microfinanzas que los ayudará a lanzar sus propios emprendimientos.

Los incentivos que el PNUD ofrece a los haitianos afectados por el terremoto para que puedan regresar con seguridad a sus hogares y retomar su vida cotidiana son importantes para mantener su enfoque en la reconstrucción. De hecho, se han creado más de 400 000 empleos temporales para ofrecer a la población un respaldo durante el proceso de recuperación. Asimismo, el PNUD ha ofrecido capacitación vocacional en gestión de escombros, reciclado, construcción antisísmica y protección de riberas.

Reducción de riesgos de desastres naturales

Haití sigue siendo vulnerable a los desastres naturales, por lo tanto, el objetivo prioritario es impulsar la resiliencia. Asimismo, el PNUD ofrece respaldo a la Dirección de Protección Civil del país para que pueda prepararse mejor para los casos de emergencia, implementar un sistema de gestión de riesgos de desastres a nivel nacional, mejorar la gestión de riesgos y desarrollar proyectos a largo plazo que fomenten la recuperación y el desarrollo sostenible. En 2014, más de 250 personas del Sistema Nacional para la Gestión de Riesgos y Desastres participaron en el ejercicio anual conjunto de simulación nacional de desastres naturales, organizado con la colaboración del PNUD. Desde 2010, se han organizado más de 20 ejercicios de simulación de respuesta ante desastres en todo el país.

Medioambiente

La deforestación y la degradación de los ecosistemas aumentan la vulnerabilidad de Haití ante los desastres naturales. Tomando en cuenta las significativas diferencias medioambientales en las regiones del país, el PNUD respalda a Haití en la gestión de los ecosistemas, enfocándose en las cuencas hidrográficas, la adaptación al cambio climático y la adopción de fuentes de energía alternativas. Bajo la coordinación de la Dirección Departamental del Sur, el PNUD —con el respaldo financiero de Noruega y de otros socios— ha ayudado a plantar 5,5 millones de plántulas en 5000 hectáreas de tierra entre 2010 y 2014.

El Proyecto de Adaptación al Cambio Climático ha ofrecido sesiones de concientización acerca de los peligros climáticos a más de 50 000 personas, y unos 1000 niños en edad escolar han recibido capacitación acerca del concepto de ecociudadanía.

Lucha contra el sida y la tuberculosis

Cinco años después del terremoto, 192 000 personas con HIV han recibido terapia antiviral y casi un millón de personas han tenido la posibilidad de recibir ayuda psicológica y de realizarse análisis de detección del VIH, lo que ha permitido estabilizar la tasa de infección. Asimismo, más de 25 000 trabajadores sexuales se inscribieron en un programa de educación y prevención de VIH, y se distribuyeron 28 millones de preservativos.

Desde 2010, un 75 % de las personas con tuberculosis se han recuperado de la enfermedad y casi un 93 % de los pacientes con tuberculosis y VIH han recibido el tratamiento necesario por coinfección.