El PNUD en acción

Víctimas de las inundaciones que devastaron a Pakístan en el 2010
Víctimas de las inundaciones que devastaron a Pakístan en el 2010

Problemática
Los conflictos violentos y las catástrofes naturales pueden acabar con décadas de logros en materia de desarrollo. El PNUD identifica las necesidades de los hombres, mujeres y niños en situación de crisis y trata de encontrar una solución, ya sea inmediata, ayudando a que las víctimas de huracanes recuperen sus vidas, o compleja y a largo plazo, a través de planes de recuperación para reubicar a las víctimas de un terremoto, soluciones que van desde la asistencia a la reconstrucción.

Respuesta global del PNUD
La labor del PNUD en materia de prevención de crisis y recuperación ayuda a los países a prevenir los conflictos armados y los desastres naturales o a reconstruir mejor y más sólidamente cuando estos ocurren.

Los programas del PNUD tratan las causas principales de los conflictos fortaleciendo las capacidades nacionales de gestionar conflictos, integrando la prevención de los conflictos en los planes nacionales de desarrollo, y creando el consenso en las disputas gracias a los diálogos que incluyen a muchos involucrados.

El PNUD integra los aspectos de la consolidación de la paz en miles de programas y aporta su experiencia sobre reducción del riesgo de desastres en países vulnerables. En la recuperación de las crisis, es el puente entre los organismos humanitarios que se ocupan de las necesidades inmediatas y el desarrollo a largo plazo. Ayuda a estabilizar las comunidades; presta apoyo a las autoridades para restablecer la gobernanza; fomenta la capacidad humana, financiera, técnica y legislativa; y mejora la preparación.

Asimismo, presta asistencia sobre el control de las armas pequeñas y la eliminación de artefactos explosivos sin detonar; apoya los programas de desarme y reintegración y ayuda a las autoridades a abordar las violaciones de los derechos humanos y la desigualdad de género.

Género y crisis
Para el PNUD los derechos y las necesidades de la mujer ocupan un lugar central en la prevención de crisis y la recuperación, desde promover la justicia de género y la participación de la mujer en los procesos políticos y de paz, hasta garantizar la igualdad en la recuperación posterior a los desastres y la reducción del riesgo. Ninguna sociedad puede considerarse a salvo de las crisis sin que se haya erradicado la violencia de género. En Somalia, donde las tensiones entre los sistemas jurídicos formal y tradicional muchas veces perpetúan la desigualdad de género, el PNUD ha facilitado el establecimiento de un sistema de remisión, por medio del cual los ancianos de los clanes pueden remitir casos de violencia de género a los tribunales formales. En Somalia este sistema, junto con la labor del Centro de Remisión de Casos de Agresión Sexual, aumentó el número de remisiones en un 44% respecto de 2009. El PNUD prestó apoyo al Ministerio del Interior para establecer unidades especiales para mujeres y niños víctimas de delitos en las comisarías de Somalia y dotarlas de personal.

El 80% de los supervivientes de los conflictos en Colombia son mujeres. En colaboración con el ONUMujeres, el PNUD presta apoyo a organizaciones locales de mujeres en cinco regiones afectadas por conflictos para que participen activamente en los procesos de reconciliación y paz. En 2009 la labor del PNUD benefició directamente a más de 600 mujeres de 385 organizaciones de mujeres y sus 14.000 miembros en todo el país mediante el fortalecimiento de las redes en que participaban. La iniciativa se ha traducido en una serie de propuestas de políticas que incluyen las cuestiones y perspectivas de la mujer en los procesos de verdad y reconciliación.

Prevención de conflictos y recuperación
El PNUD trabaja con las comunidades locales para establecer procesos destinados a gestionar las controversias por medio de la participación y el diálogo. Por ejemplo, en el período anterior al referendo constitucional celebrado en Kenya a mediados de 2010, un programa respaldado por el PNUD contribuyó a movilizar organizaciones comunitarias para detectar posibles conflictos y responder a estos. Los participantes utilizaron la tecnología de mensajes de texto (SMS) para transmitir instantáneamente informes de fricciones a un centro desde el cual se desplegaban promotores de la paz para reducir la tensión. No se registraron actos de violencia importantes durante el referendo, a diferencia de los incidentes de violencia mortífera ocurridos en 2007-2008.

Mediante actividades posteriores a los conflictos, el PNUD ayuda a las autoridades nacionales a establecer la seguridad básica y prestar los servicios públicos esenciales, al tiempo que prepara las condiciones apropiadas para la implicación nacional en el proceso de recuperación.

Desastres naturales y primeras actividades de recuperación
Sobre la base de su experiencia en varios países en situación de alto riesgo y asolados por desastres, el PNUD ha adquirido conocimientos especializados que permiten reducir al mínimo los efectos de los desastres naturales. Recientemente el PNUD ha prestado apoyo a instituciones nacionales de Armenia, Ecuador, Indonesia, Jordania y Mozambique para evaluar los riesgos de desastre y prepararse para las catástrofes.

El PNUD puede desplegar personal especialmente capacitado dentro de las primeras 72 horas de una crisis gracias a su programa SURGE. Así, encabeza las actividades de fomento de la capacidad de los países para suministrar a su población servicios esenciales e infraestructuras básicas fundamentales, desde la reintegración de las personas desplazadas hasta la oferta de empleo a corto plazo.

El terremoto de 12 de enero de 2010 afectó al 33% de los nueve millones de ciudadanos de Haití, destruyó gran parte de la capital, las ciudades y los pueblos vecinos, y devastó los frágiles logros de desarrollo alcanzados por el país en los últimos años. Según cifras oficiales, más de 300.000 personas perdieron la vida y desplazó a 1,5 millones de personas. Casi todos los edificios públicos se derrumbaron parcial o totalmente y alrededor del 40% de los funcionarios gubernamentales superiores fallecieron en el terremoto o abandonaron el país poco después.

No obstante, gracias a la resistencia y el valor del pueblo haitiano, una vez más el país está trabajando para construir un futuro mejor. El PNUD se enorgullece de formar parte de esta labor, renovando su compromiso de trabajar con el Gobierno, las organizaciones no gubernamentales y el pueblo haitiano en programas de disminución de la pobreza, gobernanza, reducción del riesgo de desastres y medio ambiente.

Entre otros asuntos, el PNUD ayuda al Gobierno a prepararse para futuros desastres, incluidos los que puedan ocurrir durante la temporada de huracanes. Estas iniciativas incluyen el apoyo técnico al Departamento de Protección Civil para que pueda comenzar a funcionar antes de la temporada de huracanes, el establecimiento de un sistema de alerta temprana y la gestión de las cuencas hidrográficas de para reducir el riesgo de inundaciones.

En el último año el PNUD, junto con el Programa Mundial de Alimentos, facilitó el empleo de 240.000 personas afectadas por el terremoto, ayudó a despejar un millón de metros cúbicos de escombros, realizó una importante contribución a la coordinación de la asistencia internacional y la transparencia a medida que se cumplían las promesas de contribuciones y prestó asistencia al Gobierno en todos sus niveles en el restablecimiento de la infraestructura física y de recursos humanos, fundamental para el futuro de Haití.

Desarme, desmovilización y reintegración
El desarme, desmovilización y reintegración de ex combatientes es un componente fundamental de la recuperación después de un conflicto y contribuye a la seguridad y estabilidad para que pueda comenzar la recuperación y el desarrollo. También previene el retorno a la violencia. La consolidación de la paz efectiva y duradera no puede tener lugar hasta que los ex combatientes y sus comunidades hayan logrado la reintegración económica y social. El PNUD prestó asistencia a 21 países en 2010 en sus esfuerzos por controlar la recolección y destrucción de armas y redactar leyes y nuevas regulaciones sobre el control de las armas.

Armas pequeñas, violencia armada y actividades relativas a las minas
La disponibilidad de armas pequeñas en contextos de desigualdad socioeconómica creciente, rápida urbanización, desempleo y quebrantamiento del estado de derecho, aumenta la probabilidad de violencia armada y delincuencia organizada tanto en situaciones de conflicto como en las que no lo son.

Como resultado de la labor del PNUD se han recogido y destruido decenas de miles de armas pequeñas y livianas y miles de toneladas de municiones en todo el mundo. En Bosnia y Herzegovina se destruyeron 95.000 armas y 5.000 toneladas de municiones por medio de las actividades del PNUD. Esas iniciativas se han complementado mediante los esfuerzos para fortalecer las políticas y leyes nacionales sobre el control de armas, así como la reducción de su demanda por medio de la preparación de planes de seguridad comunitaria.

Habida cuenta de que más de un millón de personas, el 80 de estas civiles, murieron o sufrieron heridas en los últimos 30 años a causa de las minas, a menudo mucho después del cese del conflicto, el PNUD sostiene que la remoción de minas es necesaria para que los países afectados puedan lograr la estabilidad económica y social.

Estado de derecho, justicia y seguridad
Durante los conflictos armados la autoridad de la fuerza remplaza al estado de derecho. La injusticia, la inseguridad y las violaciones del derecho internacional y nacional afectan las vidas de millones de personas, muchas de las cuales se ven forzadas a huir de sus hogares y comunidades. En ausencia del estado de derecho, nadie puede recuperarse de la guerra y la sociedad no puede reconstruirse después del conflicto. En 2009 el PNUD siguió aumentando y profundizando su labor sobre el fortalecimiento del estado de derecho en más de 20 países en situaciones de crisis o posteriores a estas.

El PNUD prestó apoyo a la capacitación de 5.400 encargados de hacer cumplir la ley y funcionarios del sistema de justicia en 17 países en 2009. En la República Democrática del Congo, donde la violación es constante, se establecieron con ayuda del PNUD cinco nuevos centros de asistencia legal para mujeres. Miles de personas desplazadas y afectadas por la guerra obtuvieron asistencia legal y acceso a la justicia en países como el Chad, Nepal, Sierra Leona y Somalia. Las supervivientes de violaciones pudieron reivindicar sus derechos y su dignidad en los tribunales del Chad, Kosovo, República Democrática del Congo, Sierra Leona y Sudán. La vigilancia comunitaria creó un clima de seguridad en comunidades expuestas de Liberia, Somalia, Sri Lanka y Sudán.

Cifras notables
thumbnail

 

 

 

 

 

 

 

 

5 minutos

Fue la velocidad con la que Indonesia pudo emitir una alerta de tsunami después de detectar un fuerte terremoto en septiembre de 2009. El apoyo prestado por el PNUD ha contribuido a la institucionalización de sistemas de alerta temprana en los países devastados por el tsunami del Océano Índico de 2004.

 

12.452

Fue el número de minas antipersona que un programa del PNUD removió en la región nororiental de Albania. El programa del PNUD también permitió la remoción de 152 minas antitanque y 4.965 cartuchos y bombas sin detonar.

 

Luchar contra las minas antipersonales
  • Shadi Aoun - X-ray
  • Mass Produced Terror/Civilian Death and Dismemberment by Cluster Munitions
  • Mass Produced Terror/Civilian Death and Dismemberment by Cluster Munitions
  • Mohammed Samir Haj Moussa 2
  • Mass Produced Terror/Civilian Death and Dismemberment by Cluster Munitions
  • Miriam Helawi

Ver más en Flickr

Informe Anual 2012
“El futuro sostenible que queremos”

Nuestro futuro común depende del desarrollo basado en recursos eficientes y bajas emisiones, lo que puede ayudar a reducir la pobreza y combatir el cambio climático. Mirando hacia el futuro, el PNUD se compromete a promover el desarrollo sostenible, situando la equidad y la protección ambiental en un lugar primordial en todas nuestras actividades

ver más