• Beijing +20: hora de cumplir las promesas | Bharati Sadasivam

    21 jul 2014

    ONU Mujeres lanza la campaña 'Beijing +20' para promover el diálogo y la acción en favor de los derechos de la mujer y la igualdad de género. Foto: ONU Mujeres/Ryan Brown

    Recientemente fui una de las miles de personas presentes en el  lanzamiento de la campaña de un año de duración de ONU Mujeres, la cual celebró el vigésimo aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, realizada en Beijing. Mujeres líderes, personalidades, funcionarios, activistas de todas las edades, músicos y artistas se unieron parar celebrar la histórica Cumbre que hizo universal el eslogan “los derechos de las mujeres son derechos humanos”.

    En 1995, como estudiante de postgrado que hacía trabajo voluntario en Nueva York en la Organización de Mujeres para el Medio Ambiente y el Desarrollo, fui una de las más de 30.000 activistas que asistieron al foro de ONGs en Huairou. El trabajo y activismo incansable de las mujeres desempeñó un papel importante en la estructuración de la  Declaración y Plataforma de Acción de Beijing y sus 12 áreas de interés. Hasta hoy, constituye el acuerdo más completo en cuanto a  derechos de la mujer que ellas han logrado por consenso.  

    Desde entonces mucho ha cambiado para las mujeres y las  niñas en términos de salud, educación, empleo, derechos y oportunidades. Sin embargo, las celebraciones en Beijing se ven atenuadas por promesas incumplidas. En la actualidad, tan solo un poco más de la  quinta parte de los parlamentarios del mundo son mujeres. Treinta y cinco por ciento de las mujeres ha sufrido algún tipo de violencia física o sexual. En la próxima década, treinta millones de niñas corren el riesgo de ser sometidas a la mutilación genital. Las mujeres representan más de la mitad de la población mundial contagiada de VIH. La mayoría de leyes codifican en lugar de luchar contra la desigualdad. Con más frecuencia, los civiles siguen siendo objetivos de los conflictos, y las mujeres y niñas se utilizan como armas de guerra.

    Los oradores solicitaron atención a varios delitos atroces de violencia contra la mujer, delitos que  han sido noticia de orden mundial en Delhi, Steubenville, las Fuerzas Armadas de  de EE. UU., el Congo Oriental, Nigeria, Pakistán, Irak  y Siria. A veinte años de la Reunión de Beijing, es una crítica a nuestro mundo actual, a nuestras leyes, a nuestras sociedades y actitudes el que la mujer continúe enfrentando el aumento de todo tipo de violencia, muchas veces  por alzar  su voz y defender sus derechos. La humanidad, dijo Gloria Steinem, sencillamente es como “un pájaro con dos alas. Cuando una se quiebra, no se puede volar”.


    El aniversario de Beijing es una oportunidad, afirmó Phumzile Mlambo-Ngcuka,  Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, “para posicionar con trazo firme la igualdad de género, así como los derechos y el empoderamiento de la mujer en las prioridades de la agenda mundial post-2015 y hacerlas realidad.”

    Con el lanzamiento de Beijing+20 es necesario realizar evaluaciones honestas y desarrollar acciones concretas para reafirmar la desgastada pero permanente Plataforma de Beijing. Además, ya es hora de que hombres y niños inequivocamente formen parte de la nueva agenda de los derechos y el empoderamiento de la mujer.