• La cuadratura del círculo y la importancia de hacer las preguntas correctas | Donna Bugby-Smith

    20 jun 2014

    Grupo de Mujeres en aula de clases
    Un tercio de la población de Bangladesh tiene menos de 25 años y, sin embargo, sabemos poco acerca de sus expectativas en cuanto a los representantes electos. Foto: PNUD en Bangladesh

    Por supuesto que sé lo que significa la palabra innovación pero, como soy relativamente nueva en el PNUD, tengo curiosidad por saber qué significa para la organización. En el último año he estado dirigiendo un proyecto de fortalecimiento de la democracia parlamentaria en Bangladesh, y me he preguntado: ¿qué tipo de innovación podemos concebir que permita redefinir el nivel de eficacia de los parlamentos en un país?

    Tras apenas unas horas participando en un taller de innovación en Bangladesh, me di cuenta de que había estado planteando el problema de modo incorrecto.

    El tipo de innovación que requiere nuestro trabajo con el parlamento no consiste en ajustar los programas existentes o crear nuevos programas: ¡tiene que ver con cómo definimos el problema!

    La forma en que habíamos venido diseñando soluciones para los problemas que, a nuestro entender, enfrentan los ciudadanos de Bangladesh estaba viciada, ya que no les hemos preguntado a ellos cuál es el problema.

    En lugar de hacer lo que hemos estado haciendo desde el pasado año y el anterior: contar la cantidad de personas que recibió formación, de hombres y mujeres participantes y de audiencias públicas, tenemos que volver a pensar las cosas desde el principio.

    Sin duda haremos todo el escrutinio que sea necesario, pero además organizaremos talleres sobre preocupaciones, con el fin de averiguar lo que importa a los ciudadanos y grupos excluidos y reunir microrrelatos que permitan amplificar las voces de los ciudadanos comunes de Bangladesh, así como para que nos ayuden a comprender de qué manera la gobernanza local afecta sus vidas, desde el acceso a la educación hasta el acceso a la justicia. Un tercio de la población de Bangladesh tiene menos de 25 años y, en términos absolutos, las niñas superan en número a los niños en el sistema escolar; sin embargo, poco sabemos acerca de lo que esperan de sus representantes electos.

    Nuestro primer paso al empezar a diseñar un proyecto de cohesión social en Bangladesh será realizar un taller sobre preocupaciones en un entorno seguro para poner a prueba nuestra idea inicial.  También nos acercaremos a las universidades para determinar cómo asociarnos con estas, e informaremos a nuestros donantes asociados para que formen parte de esta aventura.

    La esencia de la innovación no es desarrollar una aplicación para resolver el problema: ninguna aplicación puede resolver la cuadratura del círculo. La tecnología es sólo un medio; la innovación es una forma de pensar y repensar la forma en que trabajamos y, lo que es más importante aún, es una manera de encontrar nuevas palabras para formular la misma pregunta una y otra vez. Más que lo que ya tenemos, lo importante es saber qué necesitan los ciudadanos.