• ¿Cómo pasar "del dicho al hecho” y lograr energía sostenible para todos? | Arun Kashyap

    04 jun 2014

    De acuerdo con un reciente informe del Instituto Worldwatch, Jamaica no utiliza la electricidad con eficiencia. Peor aún, los altos costos energéticos, que en el caso de la electricidad ascienden a $0,42 por kilowatt-hora, se están convirtiendo en un verdadero peso para los jamaiquinos y están afectando directamente el desarrollo del país.

    Como era de esperarse, la sociedad y el gobierno jamaiquino están exigiendo e incentivando una reducción de los costos energéticos a través de nuevas alianzas con empresas e instituciones, con el objetivo de implementar medidas de conservación energética y de fomentar, al mismo tiempo, el uso de fuentes de energía alternativas.

    Juntos podemos lograrlo. El PNUD ha respaldado el programa 2009-2030 elaborado por el Gobierno en materia de política energética para transformar el sector mediante un uso más eficaz de la energía y de una mayor diversificación. Asimismo, se ha comprometido a alcanzar un mínimo de 30 % de energía renovable en su cartera para 2030, de conformidad con la iniciativa Energía Sostenible para Todos del Secretario General de las Naciones Unidas. El PNUD respalda, además, el Plan de Acción de Energía Sostenible destinado a mejorar la eficiencia y la conservación energética.

    El problema energético nos afecta a todos, incluso al PNUD. De conformidad con lo que predicamos, nuestra oficina ha decidido “pasar del dicho al hecho” y emprender el camino de la energía limpia.

    Por ello, hemos implementado la tecnología de ‘techo frío’ en nuestra oficina del PNUD en Kingston. Cerca de 464 m2 de láminas de acero para techo han sido tratadas para reducir de 5 a 10 grados la temperatura de las oficinas, lo que permitió obtener un considerable ahorro de aire acondicionado.

    Asimismo, se han instalado más de 600 luces LED de alto consumo en espacios internos y externos, y alrededor de 60 sensores de movimiento automáticos para asegurar que las luces se enciendan únicamente cuando se utilicen estos espacios.

    Dada la intensidad de la luz solar en Jamaica, es lógico considerar el uso de la energía solar como una solución energética ecológica: se han instalado 40 kw de paneles fotovoltaicos con sistema grid-tied para ofrecer energía renovable a las oficinas del PNUD y de otras agencias de las Naciones Unidas.

    Asimismo, a través de su Programa Piloto de Facturación Neta, el Gobierno ha otorgado al PNUD una licencia para generar y suministrar energía hasta 100 kilowatts a la red eléctrica pública. El PNUD está llevando a cabo los procedimientos legales para elaborar un documento estándar de licitación pública, que le permita exportar el excedente de electricidad a la red eléctrica y percibir una remuneración por costos evitados, más un adicional de 15 % por fuente de energía renovable.

    Además de hacer más ecológicas sus oficinas, el PNUD en Jamaica se prepara para poner en marcha un sistema de recolección de agua pluvial y un programa de reciclaje.

    Se trata de un modesto comienzo, pero esperamos que este ejemplo permita acelerar la inversión del sector privado en energías renovables y de uso eficiente. Al involucrar a las comunidades en iniciativas de tal envergadura, es muy probable que este vuelco hacia una energía sostenible fortalezca la resiliencia, la estabilidad medioambiental y el crecimiento de sus poblaciones, y permita, al mismo tiempo, el desarrollo local y la creación de nuevos empleos orientados a las necesidades de la comunidad.

    Cuéntanos: ¿qué pueden hacer las instituciones públicas y privadas para adoptar la energía renovable?