• De la ciencia ficción a la realidad: un mundo sin energía eléctrica | Bahareh Seyedi

    20 may 2014

    Niño jugando con agua
    El acceso universal a los servicios modernos de energía es alcanzable para 2030. No hay barreras técnicas fundamentales y existen soluciones comprobadas e innovadoras. Foto: PNUD

    Esta semana, finaliza la segunda temporada de “Revolution”, una serie televisiva de ciencia ficción estadounidense cuya historia se desarrolla 15 años después de un apagón permanente en todo el mundo.

    Se preguntarán por qué inicio de esta forma un blog del PNUD.

    He aquí la explicación:

    El mundo sin acceso a la energía eléctrica, representado a través de esta serie dramática de la industria del entretenimiento y del mundo de la ficción, es una realidad para 1.300 millones de personas en todo el mundo que no cuentan con electricidad y 2.600 millones que viven sin instalaciones de cocina en buenas condiciones.

    La energía eléctrica tiene preponderancia en todos los aspectos de nuestra vida: la utilizamos tanto para preparar nuestra comida como para mantener el calor de nuestros hogares, pero también para la educación, la salud y el medio ambiente.

    Cerca del 80 por ciento de los habitantes de África Subsahariana aún utilizan madera, desechos animales, carbón y otros combustibles contaminantes para cocinar sus alimentos y calentar sus hogares. Tan sólo en 2012, 4,3 millones de personas murieron como consecuencia de la contaminación del aire en interiores provocada por este tipo de combustibles, una cifra que supera la de las muertes causadas por malaria y VIH/SIDA combinadas.

    En India, donde el 25 % de la población vive sin electricidad, el acceso a la energía permitiría que más niños puedan asistir a la escuela y estudiar aún de noche, que más mujeres puedan iniciar un microemprendimiento o cuidar de su salud, y que más empresas puedan extender su horario laboral y ofrecer más oportunidades de trabajo.

    Para ayudar a reducir la brecha entre la ficción y la realidad, los miembros del personal de las Naciones Unidas, junto con la iniciativa Colaboración con la Comunidad Creativa implementada por el Secretario General de las Naciones Unidas, se asociaron con los escritores, productores y actores de la serie “Revolution” para ayudar a reflejar parte de esta realidad en una historia que, de lo contrario, habría sido exclusivamente un producto de ficción.

    Como miembro del PNUD, pude ofrecer mi colaboración en varias oportunidades, dado que hemos ayudado a más de 100 países en vías de desarrollo en los últimos 20 años, ofreciendo soluciones de energía sostenible y aunando esfuerzos para que la energía eléctrica se convierta en una prioridad de desarrollo. Asimismo, nos asociamos con la iniciativa Energía Sostenible para Todos (SE4ALL) implementada por el Secretario General de las Naciones Unidas , cuyo objetivo es alcanzar tres metas para 2030. Como parte de nuestra contribución con esta iniciativa, el PNUD se encuentra desarrollando un centro internacional destinado a fomentar acciones que permitan el acceso a la energía eléctrica a través de soluciones descentralizadas y comunitarias que beneficien a escuelas, centros de salud, hogares y empresas lideradas por mujeres en zonas remotas del mundo.  

    Mientras la temporada de la serie “Revolution” y su mundo ficticio están llegando a su fin, debemos continuar con nuestros esfuerzos ya que, en el mundo real, cerca del 20 por ciento de la humanidad continúa viviendo en la oscuridad. Visítenos en www.action4energy.org para obtener más información sobre los desafíos que plantea la energía eléctrica en las zonas más pobres y ayúdenos a encender la luz.