• Las enfermedades tropicales desatendidas, foco de los desafíos sanitarios | Tenu Avafia

    25 abr 2014

    Un niño africano
    En 2012, la malaria cobró la vida de más de 600.000 vidas, en su gran mayoría niños africanos. Foto: PNUD Zimbabue

    La tuberculosis, la malaria y las enfermedades tropicales desatendidas (ETD) se cuentan entre las principales causas de morbilidad y mortalidad mundial. Se trata de enfermedades de la pobreza que prevalecen sobre todo entre comunidades desfavorecidas, con altos niveles de desigualdad.

    La tuberculosis cobró la vida de 1,3 millones de personas en  2012, el 95 por ciento de las cuales vivía en países de bajos y medianos ingresos. En el mismo año, más de 600.000 vidas se perdieron por causa de la malaria, en su gran mayoría niños africanos. Las enfermedades tropicales infecciosas, aunque no siempre fatales, pueden conducir al retraso en el crecimiento de los niños, deterioro de las capacidades cognitivas y la memoria, malnutrición, daño de órganos, ceguera, desfiguración y discapacidad permanente.

    La conexión entre los desafíos de innovación y el acceso

    El término "desatendidas" lo dice todo. Las ETD representan el 11,4 por ciento de la carga mundial de enfermedad, pero la inversión en el diseño y elaboración de diagnósticos, medicamentos y vacunas para tratarlas es desproporcionadamente baja. De los 1.556 nuevos medicamentos aprobados entre 1975 y 2004, sólo el 1,3 por ciento fue desarrollado específicamente para tratar enfermedades tropicales y tuberculosis.

    No obstante, y a pesar de que el número de nuevas tecnologías de la salud en el mercado aumenta poco a poco, la capacidad de varios países de bajos y medianos ingresos para ofrecer estos productos a los pacientes que los necesitan sigue siendo muy reducida. Por lo tanto, se deben fortalecer los sistemas de salud con el fin de que estos medicamentos puedan abastecerse con facilidad y estén disponibles de manera oportuna.

    Las dos caras de la moneda

    Para abordar los asuntos relativos a las ETD hace falta un enfoque dual:

    •    Aumentar el nivel de la investigación y desarrollo de nuevas vacunas, diagnósticos y medicamentos para tratar las enfermedades tropicales desatendidas, la tuberculosis y la malaria
    •    Aumentar el acceso y la disponibilidad de nuevas tecnologías de la salud

    Una reciente iniciativa del Gobierno de Japón y el PNUD promueve la investigación y el desarrollo mediante donaciones a asociaciones internacionales para descubrir y desarrollar nuevas tecnologías de la salud. Hasta la fecha se han realizado donaciones para acelerar el desarrollo de productos innovadores para combatir la tuberculosis, la esquistosomiasis, la enfermedad de Chagas y las lombrices parasitarias.

    Existe además una iniciativa complementaria financiada por el Gobierno de Japón y dirigida por el PNUD, en colaboración con la OMS y la organización no gubernamental PATH, conocida como la Asociación para el Acceso y la Prestación. La asociación refuerza la capacidad de los países de bajos y medianos ingresos para ofrecer nuevas tecnologías de la salud a los pacientes más necesitados. Esto incluye la promoción de entornos jurídicos y normativos apropiados, el uso eficaz de datos de estudios epidemiológicos para enfrentar los retos específicos de cada país, la vigilancia de los ensayos clínicos, la formulación adecuada de precios y políticas de financiación, y la solución de problemas en la cadena de suministro.

    Desde febrero, la asociación ha iniciado actividades en Indonesia y Tanzania, y pronto empezará a realizar actividades en Ghana. Esperamos contribuir con el desarrollo sostenible de los buenos resultados de salud a través de la Asociación para el acceso y la prestación.