PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Historias de Laos: "Soy la primera experta en eliminación de bombas"

04 abr 2014

Mujer limpiando minas Chantavone Inthavongsy en el trabajo Foto: UXO Lao PDR

Durante la segunda guerra de Indochina, entre 1964 y 1974, más de 2 millones de toneladas de bombas, incluidas bombas en racimo, junto con otros artefactos explosivos, fueron arrojadas sobre mi país, lo que dejó a una cuarta parte de las aldeas contaminadas con municiones sin estallar.

De niña oí muchas historias de personas que habían resultado heridas y perdido extremidades o a veces la vida. Quería hacer algo para ayudar. Con apenas 20 años me capacité con UXO Lao, el operador nacional de remoción de explosivos. Me enseñaron a ser parte de un equipo que detecta y elimina de forma segura estos peligrosos artefactos explosivos. Estaba nerviosa por el trabajo, pero me aseguraron que, en la medida en que siguiera las instrucciones, sería seguro. Fui la única mujer que pasó la prueba, ¡e inmediatamente me convertí en jefa de equipo!

Pasé a ser responsable de un equipo de 10 personas. Detectábamos y destruíamos municiones sin estallar cinco días a la semana en los campos y las montañas de la provincia. Eso me proporcionó una valiosa experiencia y me hacía sentir muy orgullosa de mi trabajo. Después de seis años fui promovida a experta en eliminación de municiones explosivas, y hasta el año pasado fui la única mujer altamente calificada para ocupar esta posición en UXO Lao. Ahora somos tres.

Soy responsable de 40 personas en cuatro equipos de eliminación de explosivos. La seguridad es fundamental, y mi trabajo consiste en asegurarme de que todos los miembros del equipo sean entrenados de manera apropiada, que estén sanos y en forma, y que el equipo esté funcionando a plena capacidad y se cumplan todas las normas. Tengo que asegurarme de que cada trabajo se realice a la perfección y que no se pase por alto ningún detalle.

Mis compañeros me respetan y nunca he tenido problemas, ni siquiera con los hombres del personal técnico bajo mis órdenes. Saben que tienen que prestar especial atención a mis instrucciones. No veo obstáculos para que las mujeres realicen este trabajo. Creo que una mujer puede hacer cualquier trabajo, siempre y cuando esté decidida, trabaje duro y dé lo mejor de sí. Las mujeres pueden y deben desempeñar papeles importantes en la sociedad.

***********

Laos, uno de los países más pobres de Asia, es también uno de los lugares más fuertemente bombardeados. Alrededor del 30 por ciento de los 270 millones de bombas en racimo lanzadas durante el segundo conflicto de Indochina, junto con otros restos de explosivos sin detonar, nunca estallaron. Hoy la mayor parte de estos permanecen en la tierra y matan cada año a decenas de personas en accidentes, hacen inaccesible el terreno, afectan la seguridad alimentaria, los medios de vida y el desarrollo económico y evitan que muchas personas salgan de la pobreza.

UXO Lao fue fundada con el objetivo de eliminar los residuos explosivos de guerra en Laos en 1996, con la asistencia del PNUD y UNICEF y el apoyo de donantes.