• Camino al verdadero progreso en la lucha contra la pobreza y la desigualdad | Antonio Vigilante

    31 mar 2014

    Camino al verdadero progreso en la lucha contra la pobreza y la desigualdad | Antonio Vigilante
    Pescadores en Cambodia se adaptan al cambio climatico gracias a un proyecto financiado por la Comisión Europea. Foto: Alejandro Boza/PNUD Camboya

    Este año se cumplen diez años de la asociación entre el PNUD y la Unión Europea. Esta relación se forjó sobre la base de que la única forma de lograr progresos genuinos en la lucha contra la pobreza y la desigualdad es por medio del multilateralismo coordinado, y así ha quedado demostrado.  

    En la última década, la UE ha aportado 3.300 millones de euros para las actividades del PNUD en 115 países, obteniendo resultados tangibles:

    •    En Pakistán, la asociación PNUD-UE brindó apoyo a unos 5,5 millones de personas para rehabilitar 4.000 aldeas después del terremoto de 2005 y las inundaciones de 2010. La iniciativa de empleo temporal benefició a 1,3 millones de personas, 40% de las cuales eran mujeres;  
    •    La asociación respaldó la celebración de elecciones en 53 países;
    •    Ayudó a 28 países a estar mejor preparados frente a desastres naturales;
    •    En el marco de la Iniciativa sobre la Pobreza y el Medio Ambiente, que apoya a 24 países de varias regiones, la asociación ayudó a estos países a incorporar los vínculos entre pobreza y medio ambiente en la planificación nacional del desarrollo;
    •    En la esfera del cambio climático, la asociación apoya a 25 países en la ejecución de medidas de mitigación del cambio climático.

    Uno de los principales factores que contribuye a la eficacia de la asociación es que la cooperación tiene lugar en múltiples niveles: políticas, promoción, intercambio de conocimientos y programas, cada uno de los cuales realiza aportes y complementa a los demás. Esto permite a la asociación lograr cambios a nivel de políticas y normas internacionales y también llevarlos a la práctica sobre el terreno.

    Un informe sobre diez años de trabajo entre el PNUD y la Unión Europea, publicado para el aniversario de la asociación, destaca el impacto práctico de la influencia ejercida en miles de personas y comunidades en las esferas de la governanza, el medio ambiente o la respuesta a las crisis, que ayudamos a mejorar.

    El informe también señala cómo este tipo de asociaciones internacionales puede lograr cambios, ya sea económicos, sociales o de políticas.
    En este contexto, las oficinas del PNUD y las delegaciones de la UE en los países aúnan fuerzas para seguir afianzando la asociación teniendo en cuenta el contexto nacional y las prioridades determinadas por el país anfitrión. Además, nuestra cooperación debería orientarse hacia los nuevos asuntos del desarrollo que son importantes para el desarrollo sostenible y seguir basándose en los éxitos alcanzados  y los desafíos con que tropezamos en el decenio pasado.

    La asociación  PNUD-UE logra resultados donde más importa, es decir, mejorando la vida de las personas y velando por que la asociación continúe ayudándonos a construir mejores vidas.