PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

¿Innovar en favor del estado de derecho? | A. H. Monjurul Kabir

25 mar 2014

 La campaña 'Mi Mundo, Mi Georgia' utiliza micro-relatos como una nueva forma de recopilar y analizar los datos. Foto: PNUD en Georgia

Los estudiantes de Derecho y los especialistas en investigación jurídica de la Universidad de Oxford me preguntaron recientemente si la agenda sobre el estado de derecho podía hacerse más innovador y, en efecto, pienso que necesitamos una transformación fundamental en la forma en que realizamos nuestro trabajo en torno al estado de derecho y la gobernanza en todos los niveles.

Hay muchas barreras para acceder a la justicia y garantizar el estado de derecho, sobre todo cuando existen altos niveles de pobreza, exclusión, marginación e inseguridad. Las leyes y las instituciones de justicia, tanto del sector formal como informal, pueden ser parciales o discriminatorias. Los sistemas de justicia y de seguridad pueden ser ineficaces, lentos y poco confiables. Las personas podrían desconocer sus derechos. Es posible que exista una cultura de impunidad relativa a los actos delictivos.

A pesar de todo esto, se puede hacer más para garantizar que los grupos más vulnerables y desfavorecidos se beneficien del estado de derecho, el empoderamiento jurídico y el acceso a la justicia, lo cual amplía sus oportunidades y opciones. El reto consiste en lograr más con menos recursos. Nuestras estructuras, sistemas y procesos tradicionales están resultando insuficientes para hacer frente a nuevos desafíos en materia de desarrollo. Nuestro sistema de justicia no es el más transparente ni el que más toma en cuenta los datos, y se torna difícil sacar a la luz la información.

Necesitamos nuevas ideas, recursos y formas no convencionales de recopilación y análisis de datos, tales como el uso de micronarrativas en Georgia  o innovadoras audiencias públicas en Serbia, para complementar las encuestas tradicionales.

No obstante, la innovación se está convirtiendo rápidamente en la nueva palabra de moda, razón por la cual preferiría ser cuidadoso al aplicarla aquí:

•    La innovación no es gratuita y requiere tiempo, por lo cual se debe incorporar a las tendencias predominantes: potencialmente, todas las personas pueden tener algo que decir o un rol que desempeñar que marque la diferencia;
•    El reempaquetado no es innovación, a menos que atienda las "necesidades específicas" de las comunidades vulnerables, no satisfechas a través de los mecanismos y servicios existentes;
•    Lo que es innovador en Turquía y Tanzania podría no serlo en la India, Turkmenistán o Belarús;
•    Los macrodatos son importantes, pero lo que tiene importancia fundamental es aprovecharlos para una buena causa;
•    Es igualmente esencial ir más allá de las redes sociales: si bien Facebook y Twitter desempeñan un rol admirable al conectar a las personas, no son suficientes para resolver un problema o aportar una solución sostenible;
•    Debemos cuidarnos de la dependencia tecnológica: las herramientas y enfoques innovadores impulsados por los usuarios son mucho más poderosos;
•    Las ideas innovadoras, aunque refrescantes, deben ser pragmáticas para poderlas aplicar. Las pruebas del impacto son más importantes que la novedad.

Mi opinión es que las ideas no siempre tienen que ser transformadoras o revolucionarias. Nuestras plataformas pueden replicar o incluso reciclar lo que ya funciona mediante la introducción de modelos exitosos para nuevos actores y entornos. Incluso aquello que puede parecer ordinario tiene el potencial de convertirse en algo innovador en distintas condiciones, enfoques o entornos.

Cuéntanos: ¿cómo puede la tecnología acelerar la participación ciudadana?