• Un millón de voces a favor de la educación | Corinne Woods

    20 feb 2014

    Niñas Exploradoras participando en la encuesta MI Mundo en Kigali, Rwanda. Foto: Stanislav Saling / PNUD

    En su opinión, ¿Cuál es la mayor prioridad de una persona promedio para vivir una vida mejor? ¿Buena salud, una vida longeva o prosperidad?

    ¿O todas juntas? La respuesta correcta abarca todas estas opciones. La mayor prioridad es la educación.

    Una de las encuestas de opinión pública más importantes que se haya llevado a cabo y con el poder de delinear la política mundial, MY World liderada por las Naciones Unidas, revela precisamente esto. Un millón de personas, entre un millón y medio de encuestados, considera que la educación es una de sus seis prioridades para construir un mundo mejor.

    Sin importar en qué parte del mundo vivan, las personas saben que la educación marca una verdadera diferencia en sus vidas. Tanto los jóvenes de África como las mujeres más cualificadas de Europa o los adolescentes de Asia (como Malala de Pakistán) sueñan con un mundo en el que todas las personas tengan las mismas oportunidades de aprendizaje, desarrollo, éxito y superación.

    Las personas son conscientes de que la educación es la clave que permite combatir la discriminación, mejorar la salud y garantizar mejores puestos de trabajo. No es necesario remitirse a las estadísticas (aunque muchas de ellas abordan estos temas) para saber que una población mejor educada es una población más saludable, próspera y armoniosa.

    En la encuesta MY World, cuando personas de todo el mundo y de distintos grupos etarios tuvieron que elegir seis opciones que podrían marcar una diferencia en sus vidas entre dieciséis temas, tanto mujeres como hombres priorizaron la educación. Los encuestados provenían de 193 países, pertenecían a diferentes niveles sociales y profesaban distintas creencias religiosas.

    Las personas esperan que los gobiernos satisfagan sus necesidades ofreciendo a sus hijos y jóvenes una educación de primer nivel que les permita enfrentar los desafíos y aprovechar mejor las oportunidades a lo largo de su vida.

    Para que la educación sea una herramienta exitosa, debe ser uno de los puntos prioritarios de la Agenda Post-2015, con objetivos cuidadosamente definidos, un plan de acción detallado, un exhaustivo compromiso de respaldo financiero y una metodología de medición integrada.

    Gracias a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, hemos aprendido que manteniendo una visión global unificada, podemos trabajar juntos, compartir nuestras experiencias y alcanzar resultados extraordinarios.

    Si para las personas la educación es un tema prioritario, educación es lo que deberían recibir. Continuaremos aunando las voces de los pueblos y acercándolas a los estados miembros, quienes serán los responsables de adoptar la Agenda Post-2015 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible en septiembre de 2015.

    Queremos conocer su opinión: ¿De qué manera la educación mejora la vida de su comunidad?


Acerca del autor
thumbnail

Corinne Woods es Directora de la Campaña del Milenio de Naciones Unidas, la cual apoya los esfuerzos de los ciudadanos a responsabilizar a sus gobiernos a lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Síguela en Twitter: @corinnewoods

 

Publicación destacada
Informe sobre Desarrollo Humano 2013

El Informe examina el profundo cambio que están experimentando las dinámicas globales con el rápido ascenso de poderes de los países en desarrollo y la importante implicación de este fenómeno para el desarrollo humano.

Ver más publicaciones
Síguenos