El choque de generaciones: dar empleo a los jóvenes puede evitar conflictos

20 dic 2013

refugiados de Siria Refugiados de Siria. (Foto: UNHCR)

En una época de cambios demográficos sin precedentes ‒se estima que para 2050 habrá 9,600 millones de personas en el mundo, concentradas principalmente en las ciudades‒ las estructuras poblacionales juegan un importante papel en la paz y estabilidad general de un país. Mi investigación se centra en la correlación entre poblaciones con cantidades crecientes de jóvenes, que los científicos sociales llaman “explosión juvenil”, la inestabilidad y los conflictos.

En todo el mundo, 68 países, incluidos Afganistán, Iraq, Malí, Nigeria, y Yemen, registran pirámides demográficas con marcada preponderancia de las generaciones más jóvenes. Muchos de estos países, en los cuales más del 30 por ciento de la población adulta tiene entre 15 y 24 años de edad, actualmente tienen problemas de violencia o inestabilidad social o política.

Aunque las explosiones juveniles no son la única causa de violencia, cuando se las combina con una escasa educación, un mercado laboral deprimido incapaz de proveer empleo a grandes cantidades de jóvenes trabajadores, y un sistema político inaccesible que excluye a los jóvenes, aumenta el riesgo de conflicto.

Uno de estos casos es el conflicto actual en Siria. En 2000, la explosión juvenil en Siria era la tercera más grande en el mundo y el país también registraba una de las tasas más bajas de educación secundaria en el Medio Oriente y Norte de África. Como en muchos otros países de la región, la juventud de Siria tenía que esperar durante largos períodos para conseguir trabajo, mientras que las tasas de desempleo juvenil se hallaban entre 20 y 25 por ciento, lo cual demoraba sus proyectos de matrimonios y peligraba su estabilidad.  

Sin embargo, las explosiones juveniles no siempre originan violencia y disturbios. Cuando se las combina con empleos y educación pueden impulsar el progreso y el desarrollo económico. En los países de Asia Oriental y Europa, como por ejemplo Irlanda, las explosiones juveniles han contribuido a fortalecer la economía. En países como Siria, se observaron cada vez más oportunidades en la educación, el mercado laboral, y la participación política pacífica que no solo transformaba a la juventud en una ventaja económica sino también ayudaba a reducir el conflicto.

Cuéntanos: ¿Cómo podemos ayudar a la juventud a convertirse en fuentes de paz y no de conflicto?

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe