• Crear un futuro más brillante: objetivo fundamental del acceso a la energía moderna | Vincent Wierda

    27 nov 2013

    A través de programas como CleanStart, que el PNUD ha ayudado a desarrollar, los consumidores de bajos ingresos pueden acceder a productos y servicios de calidad, de energía limpia y más asequibles, como estas cocinas mejoradas a la venta fuera de Kampala, Uganda.

    Llegar a los 1,3 mil millones de personas sin acceso a la electricidad y a los 2,6 mil millones de consumidores sin soluciones de energía limpia para cocinar es uno de los principales desafíos del desarrollo humano, así como una gran inversión y una extraordinaria oportunidad de negocio.

    ¿Cómo podemos llevar este mercado a un nivel más alto? ¿Cómo se pueden crear y apoyar más colaboraciones a fin de ampliar el mercado? ¿Qué papel pueden desempeñar las organizaciones internacionales como catalizadoras de la acción e impulsoras de la agenda de acceso a la energía?

    Nuestras experiencias combinadas (en particular las de quienes se encuentran a la vanguardia en la oferta de soluciones de energía viable para personas de bajos ingresos) son necesarias para construir un movimiento creciente, uno que ofrezca una mayor variedad productos y servicios energéticos de calidad a precios asequibles a quienes se encuentran en la base de la pirámide.

    CleanStart, una iniciativa global cofundada por el FNUDC y el PNUD, procura lograr precisamente eso mediante el apoyo a los hogares y microempresarios pobres, en el interés de impulsar su acceso a la energía limpia a través de la microfinanciación.

    En Nepal, donde cerca del 87,1 por ciento de la población aún depende de los combustibles tradicionales de biomasa para cocinar y calentarse, estamos invirtiendo 1,3 millones de dólares estadounidenses en un periodo de cuatro años (2012-2015) para desarrollar modelos de negocios replicables con miras a fomentar la microfinanciación de formas de energía más limpia y eficiente para las personas pobres. Al final del programa , solo en Nepal, más de 150.000 hogares de bajos ingresos y microempresarios tendrán acceso a energía moderna.

    Esta semana estaremos enlazando con los principales proveedores de energía y servicios financieros , con inversores y encargados de la formulación de políticas de Asia y de África para examinar lo que se necesita a fin de liberar la financiación en la cadena de abastecimiento de energía.

    En apenas una década hemos sido testigos de un gran salto en las tecnologías, que ha transformado el modo en que las personas administran el dinero y se comunican entre sí, incluso en las zonas más pobres del mundo.

    Ahora nos encontramos en una encrucijada crítica, en que el acceso a la energía moderna y limpia determina si los niños acuden o no a la escuela, si las mujeres se ven liberadas del trabajo doméstico, si los agricultores mejoran su productividad o si las comunidades obtienen acceso a la información.

    Nuestro desafío consiste en aprender de estas innovaciones y hacer del acceso a la energía una realidad para todos.