• Abordar la violencia contra las mujeres y las niñas: una prioridad urgente | Helen Clark

    25 nov 2013

    Entrevista de Helen Clark
    La campaña ÚNETE, Día Naranja, aspira a movilizar a la opinión pública y a los gobiernos para prevenir y elminar la violencia contra mujeres y niñas en todas las partes del mundo.

    Este día nos recuerda que la violencia contra las mujeres sigue siendo destructiva y generalizada, y mata tantas mujeres entre los 15 y los 44 años como el cáncer.

    Desde Chile, donde se estima que la violencia de pareja consume hasta un 2% del PIB del país, a los Estados Unidos, donde se estima que el costo de la violencia doméstica excede los 12.600 millones de dólares al año, la violencia contra las mujeres impone altos costos tanto a sus víctimas como a la sociedad.

    Las mujeres que consiguen vivir en un ambiente seguro y sin riesgos pueden participar eficazmente en la economía y la sociedad. Esto ayuda a superar la pobreza, a reducir las desigualdades y es beneficioso para la nutrición, la salud y la asistencia escolar de los niños.

    Mejorar el acceso de las mujeres a la justicia y la asistencia jurídica es vital. En países como la República Democrática del Congo, estamos ayudando a fortalecer el sector de la justicia a fin de llevar ante los tribunales los numerosos casos de violación y violencia cometidos por los combatientes. La impunidad de los autores debe terminar.

    Al abordar la violencia sexual y de género, es importante saber más acerca de las actitudes y valores arraigados que la perpetran. Un reciente informe (en íngles) conjunto, que encuestó a 10.000 hombres en Asia y el Pacífico, muestra que el 80% de los hombres que admitieron haber cometido violaciones en zonas rurales de Bangladesh y China aducía un cierto derecho sexual como motivación. La gran mayoría de ellos nunca se enfrentó a consecuencias legales.

    Asimismo, los gobiernos deben asumir un papel más importante en el diseño e implementación de políticas para proteger a las mujeres. Tailandia ha desarrollado un conjunto de indicadores para vigilar el desarrollo y los efectos de una nueva ley para proteger a las víctimas de violencia doméstica. La comprensión de estos factores será de gran valor en la prevención de la violencia en el futuro.

    Tener más mujeres parlamentarias comprometidas a abordar estas cuestiones es también de gran  ayuda. En Togo, uno de los muchos países en los que trabajamos para impulsar la participación política de las mujeres, el Grupo de Mujeres Parlamentarias está haciendo campaña para establecer una nueva ley para mejorar la protección de las mujeres y los niños contra la violencia.

    No hay una sola manera de hacer frente a los síntomas complejos e interrelacionados y a las causas de la violencia contra las mujeres. Dado que la violencia engendra más violencia, los niños que sufren o están expuestos a la violencia en el hogar son mucho más propensos a perpetuar el ciclo de violencia cuando llegan a adultos. Romper ese ciclo debe ser una prioridad para la acción de los gobiernos y sus socios, para que las mujeres de todo el mundo puedan hacer realidad sus derechos a una vida segura.


Sobre la autora
Helen

Helen Clark entró en funciones como Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo el 20 de abril de 2009, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir la organización. También es Presidenta del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

Ver más