• Invirtiendo en los jóvenes como "motor para el cambio" en Yemen | Ismail Ould Cheick Ahmed

    22 nov 2013

    Más del 73% de los jóvenes en edad de trabajar en Yemen está desempleado. Nuestro Proyecto de Empoderamiento Económico de la Juventud ayuda a miles de hombres y mujeres jóvenes a encontrar empleo y crear pequeñas empresas. (Foto: PNUD Yemen)

    Yemen atraviesa actualmente un período de "auge de la juventud". De hecho, el país cuenta con la tasa de fertilidad más alta del mundo (5,4 hijos por cada mujer) y un 25 % de la población está conformada por jóvenes de entre 10 y 19 años, entre los cuales, el 46 % es menor de 16 años.

    En este contexto, es difícil imaginar una transición exitosa en Yemen, sin la participación de los jóvenes y sus innovadoras contribuciones para el futuro.

    A pesar de ello, Yemen ha realizado escasas inversiones en el área de recursos humanos: casi el 50 % de los yemeníes son analfabetos en una población principalmente rural de 25 millones de habitantes; se considera que más del 40 % de la población padece hambre o se encuentra al límite de padecerlo, y el 73,3 % de los jóvenes en edad laboral se encuentran desempleados.

    Un estudio reciente sobre las necesidades de los jóvenes en esta etapa clave que atraviesa el país reveló que los jóvenes yemeníes consideran que no reciben la atención suficiente y que no cuentan con un entorno creativo ni con oportunidades que les permitan desarrollar sus capacidades científicas, culturales y técnicas. 

    La pobreza crónica, la desigualdad y la falta de oportunidades laborales son algunas de las causas y de los factores que generan conflictos, guerras internas y levantamientos. Los jóvenes yemeníes, carentes de oportunidades, se convierten en activistas o caen en la desesperación, y la presencia permanente de grupos extremistas, que pagan hasta USD 300 por mes para que los jóvenes se unan a ellos, constituye una fuente de creciente preocupación en la región.

    Consideramos que se necesita imperiosamente incrementar las inversiones en programas orientados al trabajo. Por este motivo, hemos lanzado recientemente el premio Youth Innovation and Creativity (premio a la creatividad y a la innovación de los jóvenes), a fin de incentivar el ingenio y el potencial dinamismo de los jóvenes yemeníes .

    En los últimos meses, hemos instado la participación de miles de jóvenes de todo el país, para que aporten ideas comerciales innovadoras que ofrezcan soluciones concretas a los desafíos de desarrollo del país, realizando al mismo tiempo, mejoras sustanciales y sostenibles en la vida de sus habitantes. Hemos recibido miles de solicitudes y elegido 16 ideas ganadoras, que ayudaremos a implementar y a financiar con USD 20.000.

    Entre los proyectos más creativos, ¿quién hubiera imaginado que el aceite de cocina usado podría convertirse en un valioso aditivo para la energía diésel? ¿O que la mezcla de polvo y plástico podría utilizarse como material de aislación acústica y térmica? ¿Quién hubiera pensado que estos jóvenes ingenieros podrían construir invernaderos a base de energía solar, utilizando métodos de producción 100 % orgánicos para el desarrollo de fertilizantes y pesticidas?

    Los jóvenes son los promotores de cambio más habilidosos. Sin su participación en el diálogo nacional y en el proceso electoral, la etapa de transición podría correr grandes riesgos. Sin embargo, para que sus voces sean escuchadas y que puedan construir un futuro mejor, lo que los jóvenes yemeníes necesitan, actualmente, es una oportunidad.

    Ismail Ould Cheick Ahmed
    Representante Residente del PNUD en Sudán