• El estado de derecho es fundamental para mantener los avances en materia de desarrollo | Magdy Martínez-Solimán

    19 jul 2013

    tres hombres policías recibiendo formación
    12.000 agentes de policía han recibido formación básica en Somalia. Foto: PNUD Somalia

    Por primera vez en la historia, la posibilidad de erradicar la pobreza es hoy una realidad. En los últimos 12 años, el número de personas que viven en la extrema pobreza ha disminuido drásticamente en todas las regiones en desarrollo del mundo. Sin embargo, nos enfrentamos a grandes retos en el ámbito del desarrollo humano, exacerbados en gran medida por las crecientes desigualdades dentro de un mismo país.

    Las malas prácticas de gobernanza, los sistemas de salud precarios, la educación de baja calidad, los efectos del cambio climático y la degradación medioambiental siguen siendo factores que agudizan la pobreza universal.

    El estado de derecho es fundamental para superar los obstáculos a los que hoy se enfrenta el desarrollo humano. Ningún país afectado por un conflicto de gran escala o en situación de fragilidad ha alcanzado ninguna meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Contar con un sistema de justicia y seguridad efectivo es indispensable para la transformación del conflicto o para salir de una situación de fragilidad y, al mismo tiempo, garantizar que no se produzca una ola de violencia en el periodo de transición. Es más, el estado de derecho como principio de gobernanza y el mensaje de que nadie está por encima de la legalidad fortalece la rendición de cuentas frente la ley e impone un control sobre el poder, cosa que contribuye a reducir los casos de abuso de autoridad y corrupción.

    No cabe duda de que la relación entre el estado de derecho y el desarrollo humano es compleja y pluridimensional. La dificultad reside en establecer metas e indicadores cuantitativos en el marco de la agenda post-2015 que puedan adaptarse al contexto de los distintos países y que promuevan acciones políticas y sociales tanto a nivel nacional como local para mejorar el estado de derecho. El Grupo de Alto Nivel de Personas Eminentes sobre la Agenda de Desarrollo Post-2015 propone las siguientes metas:

    •  aumentar la proporción de mujeres y hombres con garantía del derecho a tierras y propiedades;
    •  garantizar la igualdad de derechos de las mujeres a poseer y heredar propiedades, firmar contratos, registrar un negocio y abrir una cuenta bancaria;
    •  proporcionar una identidad jurídica universal y gratuita, como la partida de nacimiento;
    •  reducir las muertes violentas y eliminar todas las formas de violencia infantil;
    •  garantizar que las instituciones de justicia sean accesibles e independientes, que cuenten con los recursos suficientes y que respetan los derechos al debido proceso; y
    •  mejorar la capacidad, profesionalismo y rendición de cuentas de las fuerzas de seguridad, la policía y el poder judicial.

    Dado que el debate sobre la agenda post-2015 está abierto, todavía hay tiempo para reflexionar acerca de cuáles son las mejores formas de fortalecer el estado de derecho. Ahora bien, las voces de ciudadanos de todo el planeta han dejado claro que la agenda para el desarrollo debe abordar los retos más ambiciosos de nuestra era si deseamos mantener los avances obtenidos hasta la fecha y construir, entre todos, el mundo que queremos.

    Magdy Martínez-Solimán
    Director Adjunto de la Oficina de Políticas de Desarrollo del PNUD


Sobre el Autor
thumbnail

Magdy Martínez-Solimán es Director Adjunto de la Oficina de Políticas de Desarrollo del PNUD

Agenda de Desarrollo Post-2015

El PNUD ha iniciado una conversación global sin precedentes a través de la cual, personas de todo el mundo pueden aportar su opinión para dar forma a la agenda de desarrollo post-2015, año fijado para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

saber más