• ¿Pueden los estados empoderar a los pobres? ¿Qué piensas tú? | Duncan Green

    17 jul 2013

    Servicios de dinero móvil han llegado a 450.000 personas en cinco países del Pacífico. Un servicio de pago y ahorro barato aumenta el acceso financiero para los pobres.
    Servicios de dinero móvil han llegado a 450.000 personas en cinco países del Pacífico. Un servicio de pago y ahorro barato aumenta el acceso financiero para los pobres.

    Estoy redactando un documento sobre la forma en que los gobiernos pueden promover el empoderamiento de los pobres; es decir, un tema importante y específico. Según sea tu punto de vista, se trata de un proyecto ambicioso, valiente o insensato, y me encantaría contar con la ayuda de los lectores.

    Empecemos por el principio. Quiero centrarme en el papel de los gobiernos y la acción del Estado. Por lo tanto, no pensemos en organismos de cooperación, instituciones multilaterales u ONG (bendito sea el trabajo de cooperación), si no es para considerar su función secundaria. Tampoco quisiera que pensáramos en el Estado como problema; más bien me interesa examinar el modo en que la acción estatal ha logrado resultados positivos. La idea es recopilar ejemplos de éxito y fracaso de la acción del Estado, así como elaborar una descripción general sobre qué funciona, cuándo y por qué.

    En este momento me encuentro en este punto:

    El empoderamiento ocurre cuando las personas a título individual y los colectivos organizados son capaces de imaginar su mundo de manera distinta y de hacer realidad esa visión al modificar las relaciones de poder que los han relegado a la pobreza.

    La literatura actual propone un ajuste perfecto con un modelo de "tres poderes", creo que propuesto por primera vez por nuestra Jo Rowlands. Según esta teoría, el poder de las personas y grupos excluidos se puede subdividir en tres categorías básicas:

    - El poder de sí (tener conciencia de los derechos, la dignidad y la propia expresión, además de las capacidades básicas individuales). Este nivel de empoderamiento individual es una condición previa indispensable para la acción colectiva. Para los gobiernos, modificar las normas sociales que perpetúan la exclusión de grupos y personas es un aspecto fundamental del empoderamiento.

    - El poder en compañía de (la capacidad de organizarse colectivamente y de expresar opiniones). Los pobres se unen para expresar sus opiniones y exigir que se respeten sus derechos. Los gobiernos deben facilitar ese tipo de organización, no oponerse a ella ni tratar de cooptarla.

    - El poder para (la capacidad para influir en quienes adoptan decisiones, ya sea el Estado, quienes ostentan el poder económico u otros). Las voces de los pobres son eficaces a la hora de influir en quienes  ejercen el poder. Los gobiernos deben crear y mantener canales que permitan ejercer dicha influencia y facilitar el acceso a estos por parte de las personas y grupos excluidos.

    Además, los estados desempeñan un papel importante en la reducción del "mal poder", que se manifiesta como una excesiva concentración de poder e influencia, y en su uso en contra de los intereses de las personas y grupos excluidos.

    El empoderamiento jurídico, arma clave en el arsenal del Estado, guarda relación con todas estas categorías.

    Así pues, ¿qué pueden hacer los gobiernos?


Sobre el Autor
thumbnail

Duncan Green es asesor estratégico de Oxfam GB.

 

La versión completa de este artículo (en inglés) puede encontrarse en "From Poverty to Power", un blog conversacional que tiene como objetivo servir de plataforma para el debate sobre asuntos de desarrollo. Esta se trata de una reflexión personal del autor.

 

Síguele en Twitter: @fp2p