• El uso de leyes para combatir el VIH/SIDA tiene más repercusión que nunca | Helen Clark

    09 jul 2013

    Portada de un informe sobre VIH
    En 2005, la nueva ley nacional sobre el SIDA, desarrollada con apoyo del PNUD, fue aprobada por el Gobierno en Kirguistán. (Foto: PNUD Kirguistán)

    Las leyes que amparan la dignidad, la salud y la justicia son esenciales para luchar de forma efectiva contra el VIH. Este fue uno de los mensajes clave de la Comisión Mundial sobre el VIH y la Legislación, un grupo independiente de eminentes expertos en legislación, política y salud pública convocados por el PNUD en nombre del Programa conjunto entre organismos de las Naciones Unidas para el VIH/Sida. El histórico informe de la Comisión, El VIH y la ley: Riesgos, derechos y salud, que presenta pruebas contundentes y recomendaciones sobre cómo usar la legislación para amparar a las personas que viven con el VIH o que son vulnerables al virus, se publicó el 9 de julio de 2012.

    Un año después, la conclusión del informe, fundamentada en pruebas fehacientes y en los principios de los derechos humanos, según la cual la legislación es una forma relativamente barata de controlar el VIH y de reducir el estigma, está calando. Las conversaciones que han tenido lugar en veinte países distintos sobre el VIH, los derechos humanos y la legislación han servido para poner en contacto a las personas que viven con el VIH con los profesionales que redactan, interpretan y aplican leyes. La sensibilización jurídica, el desarrollo parlamentario y el fortalecimiento de las instituciones nacionales que velan por los derechos humanos también han sido factores esenciales en la aplicación de las recomendaciones de la Comisión.

    En general, el informe de la Comisión es hoy un mecanismo político y legislativo ampliamente reconocido. Un ejemplo de ello es que los debates en la Cámara Alta del Parlamento del Reino Unido sobre el VIH, la legislación discriminatoria y los derechos de la comunidad LGBT se han fundamentado en las conclusiones y las recomendaciones de la Comisión.

    En los debates políticos de la Organización Mundial del Comercio sobre las exenciones para los países menos adelantados de las obligaciones de propiedad intelectual a fin de generalizar el acceso al tratamiento contra el VIH, también se han mencionado las pruebas presentadas por la Comisión.

    La guía de la Organización Mundial de la Salud de asesoramiento técnico para la prevención y el tratamiento del VIH y otras infecciones de transmisión sexual para trabajadores sexuales también cita las pruebas y las recomendaciones propuestas en el informe de la Comisión. Dicho informe también constituye un plan de acción para abordar las barreras que impiden el acceso a los servicios de salud y de tratamiento del VIH. Este plan de acción podría complementar la contribución del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, y del Plan de Emergencia de los Estados Unidos de América para luchar contra el Sida.

    En la primera sesión de la Comisión de ONUSIDA y Lancet sobre el sida y la salud mundial, celebrada recientemente, se describió el informe de la Comisión Mundial sobre el VIH y la Legislación como una herramienta política esencial para avanzar en materia de derechos humanos y salud en el marco de la agenda para el desarrollo post-2015. Espero que, en un futuro cercano, el trabajo de la Comisión devenga un catalizador para la inclusión social, la igualdad y la dignidad en la respuesta al VIH.

    Helen Clark
    Administradora del PNUD


Liderazgo
Helen

Helen Clark entró en funciones como Administradora del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo el 20 de abril de 2009, convirtiéndose en la primera mujer en dirigir la organización. Es también Presidenta del Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo, un comité compuesto por los directores de todos los fondos, programas y departamentos de la ONU que trabajan en cuestiones relacionadas con el desarrollo.

VER MÁS
Síguenos