PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Los logros de desarrollo corren peligro si no se incluye el Estado de Derecho en la agenda Post-2015 | Magdy Martinez-Soliman

30 may 2013

Una mujer espera a ser atendida en uno de los centros de acceso a justicia legal apoyadps por el PNUD en Erbil, en el norte de Iraq Una mujer espera a ser atendida en uno de los centros de asistencia sobre justicia legal apoyados por el PNUD en Erbil, en el norte de Iraq. (Foto: PNUD Iraq)

El estado de derecho es parte de la estructura de todas las sociedades, refleja la noción común de que la dignidad humana y la justicia son importantes y que las instituciones y las conductas deben estar dirigidas a respetar esa dignidad, justicia y ecuanimidad.

Nuestra experiencia sobre el terreno indica lo importantes que son los sistemas de justicia bien estructurados y el estado de derecho para suministrar los servicios sociales con eficacia y para luchar contra la corrupción. El desarrollo sin la participación del ciudadano y sin rendición de cuentas tiende a ser efímero y frágil, y tiene mayor riesgo de provocar corrupción, represión y conflicto social.

Nuestro papel es reforzar las colaboraciones para respaldar a nuestros socios nacionales en sus esfuerzos por ofrecer un futuro más inclusivo y justo para los necesitados.

Acelerar los progresos en los mil días que faltan para la fecha límite de los ODM es fundamental. También estamos apoyando un debate global y abierto sobre el aspecto que debe tener la agenda de desarrollo después de 2015, haciendo participar a las personas de todo el mundo. La energía y el interés que se está despertando no tiene precedentes. Las personas quieren ser oídas, quieren tener una influencia sobre la agenda, monitorear los resultados y hacer que los funcionarios públicos se hagan responsables.

Por ejemplo, los parlamentarios y las organizaciones de la sociedad civil en Dhaka  y en Manila, y las consultas nacionales con la sociedad civil en Marruecos, indican que la nueva agenda de desarrollo tiene que respetar los estándares de derechos humanos y los mecanismos de rendición de cuentas como el Examen Periódico Universal.

La participación de los ciudadanos en el debate es posible de varias maneras: 11 blogs temáticos, 100 consultas nacionales y una encuesta virtual innovadora que permite que las personas voten y elijan las áreas prioritarias para los próximos objetivos. Una primera evaluación de esta encuesta mostró que casi 300.000 votantes eligieron "un gobierno honesto y receptivo" como la máxima prioridad. Esta demanda ocupa el tercer lugar en la lista de 16 prioridades para un mundo mejor y figura también en las consultas nacionales y temáticas que se están finalizando en todo el mundo.  

Magdy Martínez-Soliman
Director Adjunto de la Oficina de Políticas de Desarrollo del PNUD