• Instituciones más participativas y receptivas deben encabezar la agenda post 2015 | Geraldine Fraser-Moleketi

    06 may 2013

    Una participante emite su voto en un entrenamiento de simulacro de elecciones en Kenya.
    Una participante emite su voto en un entrenamiento de simulacro de elecciones en Kenya. (Foto: Ricardo Gangale/PNUD Kenya)

    Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) han sido los motores fundamentales del desarrollo durante los últimos diez años, caracterizados en el último Informe sobre Desarrollo Humano como "El Ascenso del Sur". Sin embargo, aún queda mucho por hacer, ya que la brecha entre ricos y pobres continúa creciendo en varios países y continentes.

    Aunque hemos superado la marca de los 1000 días antes de la fecha límite para cumplir con los ODM, todavía queda un largo camino por recorrer. Las Naciones Unidas están aunando esfuerzos para acelerar el progreso hacia los ODM para 2015.

    Se han afrontado numerosos desafíos para cumplir con los ODM, entre ellos, fallas de gobernanza y brechas de responsabilidad, una realidad que ha sido reconocida por algunos de los participantes del desarrollo.

    La Consulta Temática Global sobre Gobernanza, que forma parte de la conversación global a través de la cual las personas pueden ayudar a elaborar la agenda de desarrollo para después de 2015, consideró relevantes los siguientes temas:

    - Quién debe ser responsable de garantizar que se cumplan los objetivos post-2015.
    - Cómo alinear los objetivos de gobernanza global con los compromisos internacionales.
    - Cómo personalizar estos objetivos según sea necesario en el ámbito nacional.

    Con frecuencia, las comunidades locales obtienen pocos o ningún beneficio de la explotación de sus recursos naturales, lo que aumenta las desigualdades, la fragmentación de las sociedades, la inestabilidad y los conflictos. La participación y la responsabilidad son fundamentales para garantizar que las instituciones tomen conciencia de las necesidades de las personas, y para que los recursos públicos se utilicen de forma efectiva y equitativa. El desarrollo debe centrarse en las personas, para que sea exitoso.

    Es necesario considerar las asociaciones público-privadas como "asociaciones entre el Estado y las personas", en las cuales las empresas privadas contribuyen al desarrollo humano sostenible y donde las personas pueden decidir cómo utilizar los recursos naturales.

    La gobernanza es tan importante como la libertad y la capacidad de las personas de hacerse escuchar, la confianza en las instituciones públicas, el acceso a la información y la responsabilidad de los gobiernos. En el estado indio de Rajastán, por ejemplo, la ley del "Derecho a ser escuchado" garantiza que todos los ciudadanos reciban una respuesta a sus reclamos en un período de tiempo razonable.

    Para la mayor parte de la población mundial, una de las principales tres prioridades de un gobierno debe ser “la honestidad y la responsabilidad". Continuemos esta conversación en www.worldwewant2015.org/governance para que cuando los gobiernos comiencen a debatir la nueva agenda de desarrollo, puedan elaborar acciones verdaderamente renovadoras que les permitan contribuir de manera efectiva al desarrollo humano sostenible.

    Geraldine Fraser-Moleketi
    Directora del Grupo de Gobernabilidad Democrática del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

     


Sobre la Autora
thumbnail

Geraldine Fraser-Moleketi es Directora del Grupo de Gobernabilidad Democrática del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo

 

Nuestro Trabajo: Gobernabilidad Democrática
Agenda de Desarrollo Post-2015

El PNUD ha iniciado una conversación global sin precedentes a través de la cual, personas de todo el mundo pueden aportar su opinión para dar forma a la agenda de desarrollo post-2015, año fijado para lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

saber más