• Detengamos la violencia contra las mujeres | Marta Vieira da Silva

    29 abr 2013

    Marta Vieira da Silva

    La vida no es fácil para las mujeres, en ningún lugar del mundo.

    Yo me crie en Dois Riachos, una ciudad pobre y remota del noreste de Brasil. Nuestra familia no tenía mucho dinero, mi madre trabajaba sola y arduamente para criarnos a mí y a mis dos hermanos y una hermana. Ni siquiera podíamos permitirnos un balón de fútbol: si comprábamos uno, pasábamos hambre.

    A la edad de 7 años yo sabía que quería jugar al fútbol el resto de mi vida, pero como era niña, todo se hacía más difícil. Mis hermanos y todos los demás chicos en el campo de fútbol trataban de impedir que jugara. Tuve la suerte de contar con el apoyo de gente visionaria que me ayudó a lograr mi sueño de convertirme en futbolista profesional.

    Muchas mujeres no tienen las oportunidades que yo he tenido.

    Cada año, 2 millones de mujeres y niñas son objeto de tráfico con fines de prostitución, esclavitud forzada y servidumbre.

    Hasta un 60% de las mujeres sufre algún tipo de abuso físico o sexual durante su vida, y la mitad de los asaltos sexuales se cometen contra niñas menores de 18 años.

    Este tipo de violencia ocurre en todos los rincones de la tierra. Las mujeres que viven en la pobreza son aún más vulnerables a este tipo de abuso y explotación. Estas mujeres podrían ser futuras maestras, líderes comunitarias, artistas, periodistas, ingenieras, médicos, pero han visto truncados sus anhelos.

    Asegurar que las mujeres tengan igualdad de derechos no es sólo lo correcto, es también lo que tiene sentido. Cuando las mujeres tienen igualdad de acceso a la educación y el empleo, llegan a participar plenamente en la toma de decisiones y tienen mayor control sobre sus vidas públicas Y privadas.

    Seamos parte del movimiento para romper el ciclo de violencia que impide que millones de mujeres alcancen su pleno potencial.

    Tu voz y tu apoyo son necesarios para alcanzar el objetivo principal de poner fin a la violencia contra las mujeres en todo el mundo.