• ¿Cambiar salud por riqueza? La obesidad en el Pacífico Sur | Douglas Webb

    19 abr 2013

    mujer de espaldas sentada frente al agua
    La reducción de la actividad física y el cambio de sistemas de trabajo de producción tradicionales por una economía de mercado y servicios ha contribuido a una epidemia de obesidad en las islas del Pacífico. (Foto: Fernando Strobel / PNUD)

    Las islas del Pacífico del Sur tienen algunas de las tasas más altas de obesidad y diabetes en el mundo: 75% es la tasa máxima de obesidad y 47% la de diabetes. Los isleños están gestando la generación más obesa de seres humanos en la historia.

    Una mirada más profunda a los regímenes de comercio internacional de estos países indica que, en efecto, muchos de estos países han cambiado la salud por la riqueza. Los niveles epidémicos de enfermedades no transmisibles (ENT) como la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer en la región del Pacífico están estrechamente ligados a la sustitución progresiva de los alimentos tradicionales por alimentos importados, baratos, ricos en energía y pobres en nutrientes, es decir, por "basura" procesada.

    En virtud de varios acuerdos de comercio, estos países se ven obligados a reducir las barreras a la importación, lo que hace los alimentos procesados, como la carne enlatada, incluso más baratos y accesibles, y esto limita, a su vez, el espacio para políticas que den respuesta al problema de salud pública.

    Un ejemplo de la correlación entre las importaciones de alimentos y las dietas poco saludables lo constituye Kiribati, donde se calcula que se importa la extraordinaria proporción de 72% de los alimentos, y donde se registran las tasas más altas de consumo de alimentos no saludables: solo el azúcar representa más del 30% del total de calorías diarias, y el 65% de la ingesta total de alimentos no saludables en Kiribati. Los datos regionales sobre el comercio y el consumo revelan una relación entre alimentos importados y alimentos no saludables, así como entre alimentos importados y prevalencia de obesidad en todas las islas.

    Es probable que varios acuerdos comerciales que se están negociando con los países de las islas del Pacífico tengan grandes y negativas consecuencias sobre la futura capacidad para hacer frente a las ENT.

    Por ejemplo, las reducciones de los aranceles de productos poco saludables, como las carnes grasas, el tabaco y el alcohol, podrían reducir los precios de estos productos, lo que contribuiría a que se produjera más obesidad, diabetes y enfermedades cardiacas. Los acuerdos comerciales también pueden impedir que los gobiernos prohíban ciertos productos poco saludables o impongan restricciones sobre la información que aparezca en las etiquetas de los alimentos.

    En una medida histórica, el PNUD, la OMS y la Secretaría de la Comunidad del Pacífico convocaron una reunión en el mes de Febrero en Fiji para reunir a los representantes de los ministerios de salud y comercio de nueve países insulares del Pacífico, a fin de evaluar el modo en que se debe responder a este problema creciente.

    El principal resultado de la consulta fue el establecimiento de una plataforma para la interacción entre los funcionarios de comercio y los funcionarios de salud de los nueve países. Muchos señalaron que era la primera vez que se establecía tal tipo de colaboración.

    Esto puede ser novedoso, pero esta modalidad de diálogo intersectorial debe convertirse en la norma si queremos impedir que este problema se haga aún más obeso.

    Douglas Webb
    Encargado de grupo en la Oficina de Políticas de Desarrollo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.