• Hacia la paz, la unidad y el crecimiento en Kenya | Modibo Touré

    28 feb 2013

    Sr. David Ngige, coordinador del proyecto de Foro Social Nyeri, lleva a cabo la formación en la escuela Gatitu Nursery, un centro de votación en Nyeri
    Sr. David Ngige, coordinador del proyecto de Foro Social Nyeri, lleva a cabo la formación en la escuela Gatitu Nursery, un centro de votación en Nyeri. (Foto: Ricardo Gangale/PNUD Kenya)

    El próximo lunes, en una prueba crucial para el nuevo sistema político de Kenya, millones de votantes acudirán a las urnas para elegir un nuevo presidente, y un gran número de representantes parlamentarios y locales.

    Teniendo presente la violencia poselectoral de 2007-2008 sería fácil olvidar los importantes avances realizados por el país en los últimos cinco años. El año 2008 dio paso a una nueva coalición de gobierno y un acuerdo de paz que allanaron el camino para la adopción en 2010 de una Constitución que transformaría el panorama político del país.

    Las oportunidades que ofrece la nueva Constitución incluyen un amplio conjunto de reformas destinadas a quebrar el ciclo de corrupción y violencia tribal, y hacer posible un sistema descentralizado de gobierno, tribunales independientes, una Declaración de Derechos nueva y un mayor número de mujeres en cargos públicos.

    El PNUD ha acompañado el proceso de reforma desde el principio, dando apoyo a la organización de un referéndum constitucional pacífico y ha ayudado al Gobierno en la creación de una plataforma de ámbito nacional que ha contribuido a que las comunidades informaran y dieran respuesta a la violencia.

    Los kenianos tienen, justificadamente, un alto grado de confianza en la neutralidad y la capacidad de los organismos que se encargarán de supervisar las próximas elecciones, en particular la Comisión Electoral Independiente (IEBC) y la Corte Suprema de Kenya.

    Hemos trabajado muy intensamente para ayudar al país a hacer posible que las elecciones de la próxima semana sean pacíficas y creíbles. El apoyo es de gran alcance e incluye la capacitación para una actuación independiente del personal de la IEBC, la educación de los votantes y la preparación de los partidos políticos a fin de garantizar un trabajo en común que evite la repetición de las violencias de 2007.

    Dado que las mujeres tienen un papel fundamental que desempeñar en la prevención de la violencia, se ha creado una sala de situación de la mujer, a fin de monitorear y reportar incidentes, además de transmitir mensajes de paz.

    En última instancia, sin embargo, el éxito de las elecciones y el proceso de reforma dependerá de la voluntad de los líderes y ciudadanos kenianos para llevar adelante este programa.

    Mi sincera esperanza es que la población keniana participe en gran número en las elecciones, y lo haga de manera pacífica. Si tienen éxito, estas elecciones consolidarán los impresionantes logros democráticos del país y colocarán a Kenya en un camino de unidad, paz, estabilidad y crecimiento.

    Modibo Touré
    Representante Residente del PNUD y Coordinador Residente de la ONU interino Kenya.