La disminución de la corrupción eleva el optimismo en Serbia | Zarko Petrovic

22 feb 2013

anticorrupción Foto: Kenny Miller/Creative Commons

El apoyo público a las medidas severas contra la corrupción aumentó drásticamente en Serbia en 2012, y la confianza en las instituciones estatales también está en aumento.

Una nueva Encuesta del PNUD sobre la Percepción de la Corrupción revela que:

- El doble de ciudadanos manifiesta que su país está “encaminado”, mientras que el 25% opina que la corrupción disminuyó en la segunda mitad del año

- El 41% dice que la corrupción disminuirá aún más en los próximos 12 meses

- La cantidad de personas que presuntamente pagaron sobornos disminuyó a 8%, una caída vertiginosa. En la gran mayoría de los casos, los sobornos no fueron solicitados; se pagaron para obtener un servicio, o evitar un problema como una multa de tránsito

- Un 40% de la población serbia dijo que “no pagarían” si les pidieran un soborno, mientras que 33% dijo que buscarían ayuda en otro lado.

- El 71% apoyó “castigos severos” y 79% quería “sanciones legales estrictas” contra las prácticas corruptas y el abuso. En su totalidad, estos resultados pueden reflejar intolerancia pública, consecuencia de un aumento del empoderamiento y mayor confianza en el gobierno.

¿Cómo explicamos este cambio?
Un gobierno nuevo, comprometido con el cambio, que promueve transparencia, buena gobernanza, y rendición de cuentas, porque es para beneficio de las inversiones y los trabajos.

Los donantes siempre han alentado a los países a exhibir “voluntad, convicción, compromiso, y liderazgo en la lucha contra la corrupción.” Aquí, el nuevo gobierno respondió adoptando una política de tolerancia cero en agosto de 2012, y las autoridades están cumpliendo: Han abierto 150 investigaciones de corrupción desde que asumieron el poder, y han efectuado una serie de arrestos de alto perfil.

Las acciones enérgicas y deliberadas demuestran que el gobierno luchará contra la corrupción. Cuando son ejecutadas en conformidad con la ley, construyen bases sólidas de integridad y gobernanza democrática a lo largo del tiempo.

Aun queda mucho por hacer, y la ciudadanía Serbia, recientemente empoderada y llena de esperanzas, parece exigir que se haga.

El trabajo del PNUD en Serbia se concentra en fortalecer una gobernanza democrática y transparente. A nivel nacional incluyó el reforzamiento de la protección de los informantes, y formación y desarrollo de capacidades. A nivel local incluyó “cartas de la ciudadanía” de ensayo —códigos de conducta de las autoridades municipales, e índices para medir la rendición de cuenta y la transparencia.

Estas y otras iniciativas promueven la integridad en el sector público y privado, y mejoran las condiciones de Serbia para vivir y trabajar. Está creciendo el impulso, y en una dirección positiva. La gobernanza está mejorando y, por tanto, la confianza aumenta.

El optimismo es un sentimiento realmente infrecuente en Serbia. Pero hemos observado suficiente progreso, real y reciente, para afirmarlo—Serbia recorre un camino alentador.

Zarko Petrovic
Enacargado de la sección sobre Estado de Derecho y Justicia del PNUD