• Pakistán: recuperación en imágenes | Ajay Chhibber

    15 feb 2013

    Un hombre paquistaní cuida de los manglares en los bosques de hoja perenne (Foto: Satomi Kato/PNUD)
    Un hombre paquistaní cuida de los manglares en los bosques de hoja perenne (Foto: Satomi Kato/PNUD)

    Tuve el gran placer de hablar esta semana en el Club Nacional de Prensa, en Washington, con ocasión de una exposición de fotografías tomadas en 2010-2011 en Pakistán por la periodista japonesa Satomi Kato.

    Asociados clave pertenecientes, entre otros, a los gobiernos de EE.UU., Japón y Pakistán, periodistas, funcionarios del Banco Mundial, organizaciones de la sociedad civil, etc. estuvieron presentes para admirar estas extraordinarias imágenes, que ilustran maravillosamente nuestro trabajo de recuperación tras las inundaciones que devastaron el país.

    Nosotros, en el PNUD, tenemos siempre como objetivo resultados concretos y cuantificables, como no podría ser de otro modo. Es parte crucial de nuestros esfuerzos para proporcionar el máximo valor, con la plena transparencia y rendición de cuentas que nuestros asociados tienen derecho a esperar. Pero estas fotos nos recuerdan que los resultados tangibles y el valor singular de nuestro trabajo a largo plazo en apoyo del desarrollo humano tienen su expresión no sólo en hojas de cálculo, índices y tasas de crecimiento, sino también en los rostros y las historias de las personas cuyas vidas y comunidades hemos ayudado a reconstruir.

    Las inundaciones de Pakistán causaron una destrucción sin precedentes, sumergiendo una quinta parte del país y afectando a cerca de 20 millones de personas. Unos 1,67 millones de hogares fueron destruidos o dañados, y 2,2 millones de hectáreas de tierra agrícola fueron sumergidas por la inundación, destruyendo cosechas que eran la única fuente de ingresos para cientos de miles de familias. El PIB del país se desplomó y los daños a las infraestructuras se estimaron en 10.000 millones de dólares.

    Las Naciones Unidas, contando con el apoyo de las organizaciones de la sociedad civil de muchos de nuestros asociados, colaboraron estrechamente con el Gobierno de Pakistán en una operación de apoyo a la recuperación rápida de gran escala. Nos centramos en la creación de oportunidades de subsistencia, dinero por trabajo y apoyo de medios agrícolas a los agricultores.

    Ante una demanda de casi 1.200 millones de dólares para la recuperación rápida, nuestros asociados facilitaron 1.000 millones a través del sistema de la ONU. El PNUD lanzó un programa de 90 millones de dólares destinado a este mismo fin, al que Japón contribuyó con 50 millones de dólares.

    Sólo por medio del programa de recuperación rápida del PNUD, cubrimos 4.000 aldeas de todo el país, beneficiando con ello a más de 5,5 millones de personas en los 29 distritos más afectados. Para ello se adoptó un enfoque de desarrollo territorial de recuperación rápida con una atención especial a las mujeres.

    El PNUD contribuyó a crear oportunidades de trabajo a corto plazo, mediante programas de dinero por trabajo de los que se beneficiaron casi 1,3 millones de personas. Además de conseguir con ello medios de subsistencia, estas personas también reconstruyeron sus comunidades a través de más de 3.600 pequeños programas de infraestructura comunitaria. Asimismo, el PNUD ayudó a restaurar 60 microplantas de producción de energía hidroeléctrica e instaló 2.000 plantas de biogás para proporcionar a las comunidades un acceso a energía alternativa.

    Al mismo tiempo, introdujimos por primera vez en las zonas afectadas una serie de instalaciones movidas por energía solar: bombas de agua, medios de iluminación de calles y calentadores. Además, ayudamos a crear centros de asistencia que permitieron al Gobierno proporcionar de manera eficiente a 4.000 personas sus documentos legales perdidos en la inundación, entre otros, certificados de nacimiento, documentos nacionales de identidad, certificados de matrimonio y títulos de propiedad.

    En Pakistán, la recuperación rápida funcionó. El PNUD contribuyó a una reconstrucción de mayor calidad, y el trabajo continúa con el apoyo a este país para hacerlo más resiliente, más capaz de absorber los impactos y de recuperarse con mayor rapidez en caso de futuras crisis.

    Hemos podido observar el progreso en el terrero y en las cifras. Pero también podemos ver en las fotos y las caras la repercusión de nuestro trabajo y las promesas que encierra.

    Ajay Chhibber
    Subsecretario General de la ONU y Administrador Adjunto del PNUD en la Oficina Regional del PNUD para Asia y el Pacífico.


Sobre al Autor
thumbnail

Ajay Chhibber es Subsecretario General de la ONU y Administrador Adjunto del PNUD en la Oficina Regional del PNUD para Asia y el Pacífico.

 

ver biografía (en inglés)
Galería de Satomi Kato

Síguenos