• La brecha de género en Internet | Magdy Martínez-Soliman

    10 ene 2013

    Curso especial de formación en informática diseñado para personas sordas en Damasco, Siria. Foto: PNUD en Siria
    Curso especial de formación en informática diseñado para personas sordas en Damasco, Siria. Foto: PNUD en Siria

    El rol de las TIC como instrumentos facilitadores del desarrollo está actualmente mucho más aceptado debido al crecimiento exponencial del acceso a las nuevas tecnologías, especialmente los teléfonos móviles.

    A finales de 2012 había más de seis mil millones de cuentas de telefonía móvil y, de éstas, tres cuartas partes se encontraban en el mundo en desarrollo. Sin embargo, las mujeres están en desventaja: según el último informe de la Comisión sobre Banda Ancha, las mujeres tienen un 21% menos de probabilidades de poseer un teléfono móvil que los hombres.

    El desarrollo ofrece una oportunidad para abordar de manera eficaz esta y otras brechas de género. Me refiero aquí al desarrollo humano sostenible, a la capacidad de tomar decisiones y disfrutar de una vida sana, larga y educada con todo aquello que apreciamos.

    Hay que tener en cuenta que las TIC no son neutrales. Las desigualdades de género existentes, omnipresentes en muchos países, pueden exacerbarse con las TIC cuando, por ejemplo, la desigualdad en el acceso a la educación da como resultado la ignorancia digital. La falta de maestras y la ausencia de seguridad a nivel local son potentes causas de abandono escolar para las niñas. Las mujeres no podrán acceder a los centros TIC locales a menos que se aborden adecuadamente las cuestiones relacionadas con la seguridad.

    Como firmes defensores de la gobernabilidad democrática, creemos que el acceso de las mujeres a las TIC es una cuestión de gobernabilidad. Las políticas públicas y el sector privado deben atacar de frente las raíces del problema. Las mujeres con falta de formación TIC se encuentran en peor posición a la hora de buscar y encontrar empleo, tienen que enfrentar mayores desventajas y acabarán en los escalones más bajos del mercado laboral.

    Las soluciones TIC que combinan Internet y tecnologías móviles son las que tienen un mayor potencial para llevar mejoras esenciales a las vidas de los grupos de población más vulnerables. Por ejemplo:

    •    prestación de atención médica mediante consultas a distancia;
    •    desarrollo agrícola mediante el acceso a información sobre precios y servicios de extensión;
    •    educación y aprendizaje a través de recursos online;
    •    servicios bancarios mediante banca móvil
    •    participación en procesos de toma de decisiones mediante la mejora de la información pública

    El equipo de tareas de la ONU encargado de la Agenda de Desarrollo más allá de 2015 ha elaborado un primer informe en el que se señala que: “la globalización ofrece grandes oportunidades pero sus beneficios están, en el presente, distribuidos de forma muy poco equitativa”. Parte de la desigualdad está relacionada con el género. Parte de la respuesta debe venir del empoderamiento de las mujeres. Y parte de este empoderamiento puede fomentarse a través de las TIC. 

    Magdy Martínez-SolimanDirector Adjunto de la Oficina de Políticas de Desarrollo del PNUD

    Cuéntanos, ¿cómo puede el uso generalizado de las tecnologías móviles beneficiar a las mujeres?