Optimismo en el campo de la lucha contra la corrupción | Magdy Martínez-Soliman

07 nov 2012

señal que indica Luchar contra la corrupción es tarea de todos. FOTO: Kenny Miller/Creative Commons

La corrupción tiene un costo anual estimado de más de 5% del PIB mundial (US$ 2,6 billones). Pero su costo en términos de dignidad es incalculable. La captación de renta y el clientelismo generalizados tienen el poder de socavar la democracia y los derechos de las comunidades, especialmente de aquellas que viven en las tierras de sus antepasados, sobre recursos minerales o rodeadas del patrimonio mundial. Estas comunidades pueden ser objeto de explotación por parte de empresas o grupos de interés que presionan para que se soslayen o evadan las salvaguardas ambientales y sociales.

Los sonados casos de corrupción y la publicación de recursos perdidos de manera ilícita tientan a muchos a pensar que se ha perdido la lucha contra la corrupción. Por otro lado, los organismos débiles de lucha contra la corrupción, las instituciones porosas y el opaco financiamiento de los partidos políticos hacen un flaco servicio al combate contra la corrupción. No obstante, quiero argumentar que no hay que perder la esperanza; más bien mantener un cauteloso optimismo, por las razones siguientes.

En primer lugar, incluso en un contexto de persistentes lagunas en la aplicación y práctica de la ley, con el paso de los años han aumentado en número y renombre los instrumentos mundiales e iniciativas internacionales. Desde las convenciones diplomáticas internacionales, pasando por los nuevos instrumentos, hasta los ciudadanos armados con teléfonos celulares, la lucha contra la corrupción es hoy asunto de todos.

En segundo lugar, la corrupción ha sido claramente identificada como una deficiencia en la gestión pública y un desafío para el desarrollo, y esto ha logrado unir a las fuerzas que trabajan por los valores democráticos y el progreso de la humanidad.

Mi tercera expectativa reside en la acción y movilización ciudadanas, que son prueba de un aumento de la intolerancia ante la corrupción y la impunidad. La tecnología está transformando la esfera de la transparencia, y las personas pueden denunciar los malos tratos fácilmente a la población a través de diversos canales de comunicación, de manera gratuita o a bajo costo, y a alta velocidad.

Pero el optimismo por sí solo no es una receta para el éxito. Es un ingrediente de motivación política que debe venir acompañado de trabajo. Promover la rendición de cuentas, la transparencia y la lucha contra la corrupción no es tan solo lo correcto, sino el ingrediente clave para el desarrollo eficaz.

Magdy Martínez-Soliman
Director Adjunto de la Oficina de Políticas de Desarrollo del PNUD

Cuéntanos: en tu opinión, ¿cuál es la mejor manera de hacer frente a la corrupción?

 

PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe