• El futuro que queremos necesita empoderamiento legal y justicia | Magdy Martinez

    05 oct 2012

    Mujeres Roma en Osh, Kirguistán. (Foto: PNUD Europa y CEI)
    Mujeres Roma en Osh, Kirguistán. (Foto: PNUD Europa y CEI)

    Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) han tenido éxito a muchos niveles. Han sido entendidos por todo el mundo, se han podido implementar universalmente y se han convertido en el horizonte de desarrollo de 140 gobiernos del Sur y parte de la agenda de cooperación coherente para otros 50 gobiernos del Norte.

    En el eje de este éxito se encontraba la existencia de objetivos y metas claras, cuantificables y definidas en el tiempo. Pero han surgido nuevos retos. Para que el desarrollo sea efectivo, inclusivo y sostenible se necesitan valores de gobernabilidad, sistemas e instituciones.

    La formulación de una agenda de desarrollo post-ODM tiene que ser un proceso inclusivo y amplio que refleje las demandas y prioridades de las personas que más sufren el impacto de las políticas de desarrollo, es decir, los sectores pobres y marginales.

    Recientemente, la Sra. Aminata Toure, Ministra de Justicia de Senegal, señaló que si bien los jóvenes de su país se muestran pacientes con la lentitud a la que avanzan la infraestructura y el desarrollo social, no van a soportar más la injusticia en su sociedad.

    En el diario Financial Times de la semana pasada, George Soros y Sir Fazle Abed comentan que la identidad legal y el certificado de nacimiento son derechos universales y un elemento esencial para poder disfrutar de muchos de los objetivos de desarrollo, como la educación, la salud y el acceso al empleo. Es uno de los objetivos del empoderamiento legal de los pobres.

    Esto es aplicable a muchos países en desarrollo (y algunos desarrollados también). En México, donde he servido como Coordinador Residente hasta hace poco, los pueblos indígenas son los que presentan las tasas más bajas de certificados de nacimiento y la proporción más baja de inclusión financiera y empoderamiento legal. En España, mi país de origen, el mismo estigma afecta negativamente a un sector importante de la población Romaní.

    La seguridad en la tenencia de propiedades, la reducción de la criminalidad violenta, un mayor acceso a la asistencia jurídica y soluciones para las demandas de los pobres, así como la conexión que estas cuestiones muestran con el empoderamiento de las mujeres, la dignidad de las personas jóvenes, la prevención de conflictos y la creación de empleo son, todas ellas, importantes dimensiones que necesitan ser tomadas en consideración en la ecuación del desarrollo sostenible. El futuro que queremos exige justicia.

    Magdy Martínez-Soliman
    Director Adjunto de la Oficina de Políticas de Desarrollo del PNUD

    cuéntanos: ¿Cómo podemos integrar el empoderamiento legal dentro de la próxima agenda para el desarrollo?


Sobre el Autor
thumbnail

Magdy Martínez-Soliman es Director Adjunto de la Oficina de Políticas de Desarrollo del PNUD

Nuestro Trabajo: Gobernabilidad Democrática
Objetivos Desarrollo del Milenio
thumbnail



Con meta en 2015, los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) proporcionan un marco a toda la comunidad internacional para trabajar juntos hacia un objetivo común, asegurándose de que el desarrollo humano llegue a todas partes.

SABER MÁS