• Rwanda: la prevención de desastres es fundamental para el desarrollo | Auke Lootsma

    28 ago 2012

    Mujer frente a pizarra en Rwanda
    Lograr una reducción sostenible del riesgo implica tener en cuenta una amplia gama de oportunidades

    En todo el mundo, tanto el número de desastres como su impacto humano y económico han ido en aumento. En 2011, los desastres naturales causaron la muerte de más de 30.000 personas y afectaron a 244 millones. Ese mismo año, las pérdidas económicas resultantes de los desastres ascendieron a 366 millones de dólares, la cifra más alta jamás registrada.

    Como era de esperar, la gran mayoría de los afectados vivían en países en desarrollo, donde los pobres están expuestos a un riesgo mucho mayor ante los peligros naturales. Esto es especialmente cierto en el caso de los grupos más marginados, incluidas las mujeres y las niñas.

    Rwanda no es una excepción. Las lluvias torrenciales de este año han provocado inundaciones y corrimientos de tierras sin precedentes, que han causado la muerte a 32 personas y destruido más de 1.400 casas y 2.222 hectáreas de tierra. La magnitud de los daños ha puesto en evidencia la interacción entre el cambio climático, el uso de la tierra y la sobrepoblación, graves problemas de desarrollo todos ellos a los que el país se enfrenta.

    El PNUD continuará apoyando a Rwanda, a medida que la agenda post-2015 para la reducción del riesgo de desastres va tomando forma.

    En primer lugar, el PNUD ha colaborado para lograr una reducción del riesgo de desastres en su planificación del desarrollo, desde el nivel local hasta el nivel nacional. Cuando los desastres golpean, también nos esforzamos por ayudar al país a reconstruir mejor, creando oportunidades para un desarrollo sostenible.

    En segundo lugar, es preciso reforzar la legislación, las instituciones y la gobernabilidad a fin de garantizar una mejor preparación. Con nuestro apoyo, una mejor planificación del uso de la tierra, mejores normas de construcción y mejor gestión del medio ambiente y el agua se están integrando en la estrategia nacional de reducción de la pobreza.

    En tercer lugar, lograr una reducción sostenible del riesgo implica tener en cuenta una amplia gama de oportunidades, tales como el fomento de la participación local, la construcción de capacidades de las personas y la toma en consideración de la voz de las mujeres.

    En cuarto lugar, se estima que por cada dólar de ayuda gastado en prevención y mitigación de desastres se ahorra un promedio de siete dólares en respuesta al desastre humanitario. Al invertir en la reducción del riesgo de desastres ahora, Rwanda está maximizando sus posibilidades de salvar vidas y recursos económicos, y de asegurarse de que su increíble progreso de los últimos 20 años se mantiene y aprovecha.

    Auke Lootsma
    Director de País del PNUD en Rwanda

    Cuéntanos: ¿Cómo puede el mundo prepararse mejor para hacer frente a los riesgos de desastres?