PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Un paso más contra los abusos relacionados con el VIH | Jeffrey O’Malley

02 ago 2012

Una mujer con su hijo en Epembe, Kaokoland, Namibia Una mujer con su hijo en Epembe, Kaokoland, Namibia (UN Photo/Alon Reininger)

En una decisión histórica, que apenas ha recibido atención en los medios, una corte de Namibia dictaminó esta semana que hospitales estatales esterilizaron ilegalmente a tres mujeres seropositivas.

Aunque el juez no encontró ninguna relación con su condición de personas seropositivas, su decisión allana el camino para nuevas acciones legales por parte de mujeres que denuncian haber sido obligadas a esterilizarse, por estar infectadas con el virus causante del SIDA, dentro de los esfuerzos por frenar la expansión de la enfermedad en este país del sur de África.

Las mujeres declararon que recibieron formularios en los que se autorizaba la intervención justo antes y después de que dieran a luz con cesárea y sin que nadie les informara de lo que estaban firmando, en el momento en el que estaban bajo los efectos de un intenso dolor o en el proceso del parto.

Esta importante decisión afirma el derecho al importante estándar del consentimiento informado de todas las mujeres y subraya la vulnerabilidad a la que están sometidas específicamente las mujeres y las niñas que viven con VIH en lo que respecta a sus derechos reproductivos.

Un reciente informe de la Comisión Global sobre VIH y Derecho, una Comisión independiente convocada por el PNUD en nombre del Programa de las Naciones contra el VIH/SIDA (ONUSIDA), pone de manifiesto el problema de la infertilidad obligada y los abortos forzados entre las mujeres seropositivas.

El informe, titulado "El VIH y la Ley: Riesgos, Derechos y Salud", reconoce que “Las prácticas coercitivas y discriminatorias son moneda corriente en la atención sanitaria, como, entre otras, las pruebas obligatorias de VIH, la violación de la confidencialidad y la denegación de servicios de atención de la salud, así como también las esterilizaciones y los abortos obligatorios”.

Desde 2001, cuando se documentaron los primeros casos de mujeres seropositivas obligadas a la esterilización y los abortos forzados, se han realizado informes en Chile, Venezuela, México, República Dominicana, Indonesia, Kenia, Namibia, Sudáfrica, Tanzania, Tailandia, Uganda y Zambia. Algunas mujeres afirman que se les ha denegado el acceso a atención contra el VIH y otros servicios sanitarios a menos que acepten someterse a la esterilización o tener un aborto.

Todavía queda mucho por hacer hasta abolir las leyes y prácticas punitivas relacionadas con el VIH, como el registro obligatorio relacionado con el VIH, las pruebas y regímenes de tratamiento forzados; además de la facilitación del acceso a los derechos sexuales y de la salud reproductiva, y la paralización de las esterilizaciones y los abortos forzados a los que se obliga a mujeres y niñas.

La decisión tomada esta semana es un paso en la dirección correcta. 

Jeffrey O’Malley
Director del grupo sobre VIH/SIDA del PNUD

Cuéntanos: ¿De qué manera pueden las leyes impulsar u obstaculizar las respuestas efectivas contra el VIH?