• Un paso más contra los abusos relacionados con el VIH | Jeffrey O’Malley

    02 ago 2012

    Una mujer con su hijo en Epembe, Kaokoland, Namibia
    Una mujer con su hijo en Epembe, Kaokoland, Namibia (UN Photo/Alon Reininger)

    En una decisión histórica, que apenas ha recibido atención en los medios, una corte de Namibia dictaminó esta semana que hospitales estatales esterilizaron ilegalmente a tres mujeres seropositivas.

    Aunque el juez no encontró ninguna relación con su condición de personas seropositivas, su decisión allana el camino para nuevas acciones legales por parte de mujeres que denuncian haber sido obligadas a esterilizarse, por estar infectadas con el virus causante del SIDA, dentro de los esfuerzos por frenar la expansión de la enfermedad en este país del sur de África.

    Las mujeres declararon que recibieron formularios en los que se autorizaba la intervención justo antes y después de que dieran a luz con cesárea y sin que nadie les informara de lo que estaban firmando, en el momento en el que estaban bajo los efectos de un intenso dolor o en el proceso del parto.

    Esta importante decisión afirma el derecho al importante estándar del consentimiento informado de todas las mujeres y subraya la vulnerabilidad a la que están sometidas específicamente las mujeres y las niñas que viven con VIH en lo que respecta a sus derechos reproductivos.

    Un reciente informe de la Comisión Global sobre VIH y Derecho, una Comisión independiente convocada por el PNUD en nombre del Programa de las Naciones contra el VIH/SIDA (ONUSIDA), pone de manifiesto el problema de la infertilidad obligada y los abortos forzados entre las mujeres seropositivas.

    El informe, titulado "El VIH y la Ley: Riesgos, Derechos y Salud", reconoce que “Las prácticas coercitivas y discriminatorias son moneda corriente en la atención sanitaria, como, entre otras, las pruebas obligatorias de VIH, la violación de la confidencialidad y la denegación de servicios de atención de la salud, así como también las esterilizaciones y los abortos obligatorios”.

    Desde 2001, cuando se documentaron los primeros casos de mujeres seropositivas obligadas a la esterilización y los abortos forzados, se han realizado informes en Chile, Venezuela, México, República Dominicana, Indonesia, Kenia, Namibia, Sudáfrica, Tanzania, Tailandia, Uganda y Zambia. Algunas mujeres afirman que se les ha denegado el acceso a atención contra el VIH y otros servicios sanitarios a menos que acepten someterse a la esterilización o tener un aborto.

    Todavía queda mucho por hacer hasta abolir las leyes y prácticas punitivas relacionadas con el VIH, como el registro obligatorio relacionado con el VIH, las pruebas y regímenes de tratamiento forzados; además de la facilitación del acceso a los derechos sexuales y de la salud reproductiva, y la paralización de las esterilizaciones y los abortos forzados a los que se obliga a mujeres y niñas.

    La decisión tomada esta semana es un paso en la dirección correcta. 

    Jeffrey O’Malley
    Director del grupo sobre VIH/SIDA del PNUD

    Cuéntanos: ¿De qué manera pueden las leyes impulsar u obstaculizar las respuestas efectivas contra el VIH?


Sobre el Autor
thumbnail

Jeffrey O’Malley es Director del grupo sobre VIH/SIDA del PNUD

 

El PNUD en Namibia
Publicaciones de Interés
El VIH y la Ley: Riesgos, Derechos y Salud

Este informe presenta pruebas convincentes y recomendaciones que pueden salvar vidas, ahorrar dinero y ayudar a erradicar la epidemia de SIDA.

Hoja Informativa sobre el VIH y la ley: riesgos, derechos y salud

Esta hoja informativa analiza cómo las malas leyes están obstruyendo la respuesta mundial al VIH, la identificación de varias áreas, incluyendo la transmisión del VIH, las poblaciones en riesgo, mujeres y jóvenes, y el acceso al tratamiento.

más publicaciones sobre VIH/SIDA