Conferencia Internacional sobre el SIDA 2012: hay esperanza y nuevas respuestas | Emilie Pradichit - Mandeep Dhaliwal

26 jul 2012

La ciencia anticipa que una nueva generación libre de SIDA está por llegar. Debemos reflexionar sobre las lecciones y los esfuerzos de los organismos de derechos humanos en las tres últimas décadas ante el desafío que representa el SIDA, si queremos superar los logros realizados hasta el momento, poniendo al alcance de las poblaciones más vulnerables los avances científicos y la innovación.

Más de 8 millones de personas con VIH en países pobres y de medianos ingresos recibieron tratamiento contra el SIDA el año pasado, frente a los 6,6 millones en 2010. Casi el 60% de los 1,5 millones de mujeres embarazadas que viven con VIH en los países pobres también recibieron medicamentos durante 2011, consiguiendo que sus bebés tengan menos probabilidades de ser infectados.

Desde el principio de la epidemia, hemos enfrentado desigualdades sociales y estructurales a raíz del VIH. Los oradores de la Conferencia Internacional sobre el SIDA reclamaron la creación de entornos jurídicos y la elaboración de medidas de emergencia frente a la estigmatización, marginalización, discriminación y criminalización que provocan vivir con VIH, la orientación sexual y la identidad de género.

Las recomendaciones que ofrecen la Comisión Mundial sobre VIH liderada por el PNUD y la Ley “Riesgos, Derechos y Salud” abordan muchos de estos problemas.

Existen cada vez más solicitudes de abolición de leyes que criminalizan la transmisión, la exposición y la no divulgación del VIH. Durante una sesión convocada por The Lancet, los datos demostraron que la criminalización de la práctica homosexual masculina estaba asociada, en los países africanos y caribeños, a una duplicación de la prevalencia del VIH.

UNICEF exhortó a los delegados a poner fin con urgencia a la desigualdad de género y a la especial vulnerabilidad de las mujeres jóvenes y adolescentes (particularmente debido a matrimonios contraídos a temprana edad). Asimismo, instó a crear un mejor acceso a servicios de salud y a ofrecer respuestas más efectivas a la violencia contra mujeres y niñas.

La Comisión Mundial sobre VIH y la Ley plantearon la elaboración de leyes que prohíban el matrimonio a temprana edad y que se ponga fin a la violencia contra mujeres y niñas, así como la eliminación de barreras jurídicas relativas a los servicios de salud sexual y reproductiva para mujeres y niñas.

Este proceso jurídico también tiene como objetivo garantizar que ninguna mujer seropositiva, en ninguna parte del mundo, se vea nuevamente forzada a someterse a una cirugía de esterilización o a un aborto.

Cuéntanos: ¿Cómo pueden las leyes ayudar a erradicar el VIH?