La e-gobernanza ayuda a impulsar la democracia en los países en desarrollo
A. Degryse-Blateau

19 jul 2012

El PNUD presta apoyo a 222 proyectos de e-gobernanza y acceso a la información en 92 países El PNUD presta apoyo a 222 proyectos de e-gobernanza y acceso a la información en 92 países

Existen dos derechos que destacan en todas las sociedades democráticas abiertas: la libertad de expresión y el acceso a la información. La e-gobernanza, o gobernanza electrónica, basada en la tecnología, está relacionada con ambos.

La e-gobernanza es un sistema innovador y transparente de prestación de servicios públicos e intercambio de información que permite comunicarse con los ciudadanos de forma conveniente y transparente, ahorrando tiempo y dinero.

La masiva migración digital que se está produciendo desde las computadoras personales hacia las aplicaciones telefónicas móviles también abre nuevas oportunidades para impulsar la e-gobernanza.

Más de cinco mil millones de personas, aproximadamente el 77% de la población mundial, poseen o tienen acceso a teléfonos móviles. En regiones sin electricidad, computadoras ni acceso a Internet, los teléfonos móviles permiten expandir la cobertura de los servicios gubernamentales, bancarios o sanitarios.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) presta apoyo a 222 proyectos de e-gobernanza y acceso a la información en 92 países. Más del 20% de estos proyectos se centran en el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación para mejorar el acceso de los ciudadanos a la información pública, y el 18% tiene como objetivo una prestación más eficaz de los servicios.

Además, hay un mundo de conocimientos para compartir. En Corea, país galardonado con los premios de la ONU a la e-gobernanza mundial en 2010 y 2011, los ciudadanos tienen la posibilidad de hacer solicitudes ante la administración, presentar quejas sobre los servicios públicos, pagar impuestos y tramitar el registro de patentes por Internet. Las empresas pueden efectuar los trámites aduaneros para los productos importados más rápidamente y de forma más económica, y encontrar toda la información que necesitan en un único espacio online.

Muchos países en desarrollo presentan grandes progresos, aunque no sin dificultades. Los gobiernos deben aplicar una visión más estratégica a la hora de movilizar los limitados recursos de los que disponen a fin de responder efectivamente a las necesidades de sus ciudadanos, mantenerlos informados y construir relaciones sostenibles entre las instituciones públicas y la ciudadanía. Por otro lado, la construcción de una sólida infraestructura de e-participación resulta cara.

Tanto los países desarrollados como en desarrollo buscan ampliar sus conocimientos e intercambiar experiencias en materia de políticas, planes e inversiones en infraestructuras, tecnología y capital humano. Ante esto, resulta muy grato observar que los países y las organizaciones multilaterales están intensificando sus esfuerzos para compartir las experiencias de gobernanza electrónica. 

Anne-Isabelle Degryse-Blateau
Directora del Centro de Políticas del PNUD en Seúl

Cuéntanos: ¿Qué pasos cree que pueden tomarse para impulsar la e-gobernanza y la participación ciudadana en los países en desarrollo?