• ¿Cómo puede África lograr la seguridad alimentaria? | Tegegnework Gettu

    22 may 2012

    Campesino en Kenya
    Más de uno de cada cuatro africanos siguen sufriendo desnutrición. Foto: PNUD

    Es una triste paradoja que África Subsahariana, una región bendecida con un buen legado agrícola, todavía siga padeciendo hambre y desnutrición.

    A esto se suma el hecho de que los altos niveles de crecimiento económico de la región en los últimos años – uno de los más rápidos del mundo – y la mejora en las expectativas de vida y las tasas de escolarización no han ayudado a mejorar en materia de seguridad alimentaria.

    Más de uno de cada cuatro africanos – es decir, casi 218 millones de personas – siguen sufriendo desnutrición y más del 40% de los niños menores de cinco años – casi 55 millones – están mal alimentados. El espectro de la hambruna, que casi ha desaparecido del mundo, sigue afectando a millones de seres humanos en el continente africano. Somalia sufrió una hambruna en 2011, y el Sahel corre peligro de sucumbir al hambre en 2012.

    La inseguridad alimentaria crónica en África Subsahariana deriva de décadas de inversiones insuficientes en el medio rural, donde se han deteriorado las infraestructuras, la agricultura se ha debilitado, las desigualdades de género y otras desigualdades han empeorado  y los sistemas de alimentación se han estancado.

    Los pequeños agricultores, sobre cuyas espaldas reposa la recuperación de la agricultura, hace mucho que se encuentran entre la espada y la pared. Los patrones cambiantes del clima y las variaciones estacionales de  los precios de los alimentos, junto con el crecimiento de la población, las presiones medioambientales y el cambio climático, no han hecho más que empeorar las cosas.

    Sin embargo, la historia no es el destino. Los africanos no están destinados a morir de hambre. Si los gobiernos, con voluntad política y dedicación, toman medidas decisivas para que los alimentos sean accesibles y a un precio justo para todos, el continente podría experimentar un mayor desarrollo humano y una mejor seguridad alimentaria.

    Ese es el argumento principal del Informe de Desarrollo Humano de África del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo: "Hacia un Futuro de Seguridad Alimentaria", que se presentó hoy en Nairobi.

    Las medidas centradas únicamente en la agricultura no pondrán fin a la inseguridad alimentaria. Aunque África necesite producir más alimentos, será necesario igualmente llevar a cabo intervenciones coordinadas a través de múltiples sectores, como la infraestructura rural, los servicios de salud, nuevas formas de protección social y el empoderamiento de las comunidades locales.

    La región de África Subsahariana puede liberarse de la inseguridad alimentaria dominante mejorando la productividad agrícola de los pequeños agricultores, adoptando políticas de nutrición más eficaces, especialmente para los niños, ayudando a las comunidades y a las familias a hacer frente a las crisis, y promoviendo una participación popular y un empoderamiento más amplios, especialmente para las mujeres y los campesinos pobres.

    Es un gran reto, el tiempo del que se dispone es escaso y las inversiones que se requieren son considerables, pero los beneficios potenciales en materia de desarrollo humano en la región son inmensos.

    Tegegnework Gettu
    Subsecretario General y Director Regional de la Oficina Regional para África del PNUD

    Cuéntanos: ¿Qué crees que deben hacer los gobiernos africanos para garantizar la seguridad alimentaria?


Sobre al Autor
thumbnail

Tegegnework Gettu es Subsecretario General y Director Regional de la Oficina Regional para África del PNUD

El PNUD en África
Informe de Desarrollo Humano en África 2012
"Hacia un Futuro de Seguridad Alimentaria"

Con más de una de cada cuatro personas desnutridas en una población de 856 millones, el África Subsahariana sigue siendo la región con más inseguridad alimentaria del mundo. Actualmente, más de 15 millones de personas se enfrentan al riesgo de la hambruna solamente en el Sahel, lo que afecta a países del cinturón semiárido desde Senegal hasta Chad.

Descargar el Informe en inglés
Síguenos