• Camino a Río: El crecimiento y el empleo tienen que estar en el centro de la agenda de desarrollo | Magdy Martinez-Soliman

    15 may 2012

    Participantes del programa
    Participantes del programa "dinero por trabajo" en Haití. Foto: PNUD

    El crecimiento y el empleo serán fundamentales en el debate que tendrá lugar en Tokio esta semana, organizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Internacional del Trabajo y el Gobierno de Japón sobre “la agenda de desarrollo post 2015”.

    Los programas estructurales de ajuste que se utilizaban en las décadas de 1980 y 1990, que trataban de solucionar problemas complejos, tuvieron el efecto de detener el desarrollo y el crecimiento, a menudo de manera dolorosa e insensible, y de aumentar la pobreza y el desempleo. El crecimiento adquirió mala fama.

    Pero ahora el crecimiento y el empleo están firmemente de vuelta en la agenda de desarrollo y será uno de los temas fundamentales de la Conferencia Rio+20 el mes que viene.

    La meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) relacionada con el trabajo pleno, productivo y decente no tiene muchas probabilidades de ser lograda para 2015. La crisis financiera y económica mundial ha ralentizado el crecimiento y ha derivado en una crisis de empleo: se espera que la tasa de desempleo mundial aumente en 6 millones de personas, pasando de los 200 millones de personas en la actualidad a 206 millones de personas para 2016. 

    Esto no es un desafío sólo para los países en desarrollo. En mi propio país – España – alrededor de una de cada cuatro personas se encuentra sin trabajo. Por lo tanto, la agenda del crecimiento es común a una amplia serie de países. El G20 se está centrando en una agenda de crecimiento fuerte y sostenible para la reconstrucción después de la crisis, y los países menos adelantados han reconocido la importancia de las capacidades productivas para el crecimiento en una importante conferencia el año pasado.

    El crecimiento y el empleo son esenciales para “el futuro que queremos”, no son sólo estadísticas, sino que en su esencia misma se encuentran los asuntos relacionados con la dignidad humana y el sentimiento de valor. Abarcan inclusión y justicia, asuntos que se hicieron oír en los levantamientos de los países árabes el año pasado y cuyos ecos resonaron en los movimientos Occupy del norte.

    Hemos asumido la noción de que el Capital Humano y el Capital Natural son en realidad mucho más importantes que el Capital Financiero.

    Magdy Martínez-Soliman
    Director Adjunto de la Oficina de Políticas de Desarrollo del PNUD

    Cuéntanos: ¿Cómo crees que podemos generar crecimiento y empleo al tiempo que protegemos el planeta?