PNUD En el mundo

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República Democrática del) Congo (República del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Croacia Cuba Côte d'Ivoire

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Iraq Irán

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Liberia Libia Líbano

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar México

N

Namibia Nepal Nicaragua Nigeria Níger

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Turkmenistán Turquía Túnez

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe

Cómo hacer frente a la creciente violencia en el Caribe | Heraldo Muñoz

20 mar 2012

alambre de púas bajo un cielo azul y el mar azul en el fondo Doce de los 20 países con una mayor tasa de violencia en el mundo se ubican en América Latina y el Caribe (Foto: PNUD)

Doce de los 20 países con una mayor tasa de violencia en el mundo se ubican en la región de América Latina y el Caribe, la cual alberga el 8,5% de la población mundial y el 27% de todos los homicidios.

Las consecuencias son demoledoras, tal como lo demuestra el primer Informe de Desarrollo Humano para el Caribe del PNUD (en ingles) y un informe anterior sobre Desarrollo Humano para América Central.

El informe titulado Desarrollo Humano y la Transición hacia una Mejor Seguridad Ciudadana (Human Development and the Shift to Better Citizen Security) indica que han aumentado considerablemente los índices de homicidios en todo el Caribe durante los últimos 12 años (con excepción de Barbados y Surinam), mientras que en otros sitios se han estabilizado o disminuido.

El estudio sobre Antigua y Barbuda, Guyana, Jamaica, Santa Lucía, Surinam y Trinidad y Tobago demostró que gran parte de la violencia proviene de la delincuencia organizada transnacional que opera en el Caribe.

Si bien después de finalizado el informe, la cantidad de asesinatos en Jamaica disminuyó a 1.124, la cifra más baja en siete años, el país presenta el mayor índice de asesinatos del Caribe y ocupa el tercer lugar del mundo, sólo superado por El Salvador y Honduras.

Se pierden y se estropean vidas. La productividad, el capital social y la confianza de los ciudadanos en sus instituciones nacionales también se ven afectados. La delincuencia desalienta las inversiones, separa a la juventud del trabajo para llevarla a las cárceles, y absorbe los fondos que podrían emplearse en mejorar la educación y la salud.

El presente informe insta a los gobiernos a reforzar las instituciones públicas, incluso el sistema de justicia penal, e impulsar medidas preventivas en materia de educación y oportunidades laborales para luchar contra la pobreza marginal emplazada en las ciudades.

La inclusión social, la participación en las comunidades locales y la aplicación efectiva de la ley son fundamentales. También es necesario que los líderes políticos del Caribe realicen inversiones sustanciales que se extiendan más allá de sus respectivos mandatos. Además, la cooperación internacional es crucial para poner fin a la delincuencia organizada transnacional.

No son problemas sencillos, pero pueden resolverse. El PNUD está trabajando con los gobiernos para frenar el tráfico de armas pequeñas, mejorar la vigilancia y la gobernabilidad, y brindar a los jóvenes la posibilidad de vislumbrar un futuro mejor, así como los conocimientos para hacerlo realidad.

Heraldo Muñoz
Administrador Auxiliar y Director Regional del Bureau para América Latina y el Caribe del PNUD
Subsecretario General de las Naciones Unidas

Cuéntanos ¿Cómo crees que puede incrementarse la seguridad en el Caribe?