El pueblo de Haití en el centro de la reconstrucción | Rebeca Grynspan

11 ene 2012

Haitianos recogen escombros como parte del proyecto de gestión de escombros en Leogane, Haití Proyecto de gestión de escombros en Leogane, Haití (Foto: Mariana Nissen/PNUD)

Esta semana se cumplen dos años del terremoto de 7.0 grados que azotó el país caribeño de Haití, llevándose consigo más de 200.000 vidas y dejando a 1,5 millones de personas sin hogar.

En cuestión de minutos, los retos para el país se volvieron más graves y urgentes, siendo cuestión de vida o muerte en muchos casos.

Con el objetivo de "reconstruir mejor”, el PNUD ha trabajado con otros organismos, no sólo para ayudar a recuperar a Haití, sino también para que el país y su población tuvieran mayor capacidad de adaptación y estuvieran mejor preparados ante futuros desastres naturales o provocados por el hombre. Esta es nuestra misión y nuestro mandato: que los haitianos sean el centro de cada iniciativa. Desde 2010, hemos aumentado la cooperación con el Gobierno de Haití, mejorando la gestión de escombros y la reconstrucción, mientras creamos miles de puestos de trabajo.

Dado que un 80% de los haitianos vive en situación de pobreza y un 60% está desempleado, el empleo y el mercado local es prioritario. Hemos ayudado a crear 300.000 empleos temporales desde el terremoto, que incluyen tareas como la remoción de escombros, el encauzamiento de los ríos o la construcción de muros de contención y la recolección de basura. Esto ha permitido que 60.000 familias recuperen sus medios de vida, accedan a formación especializada y ganen dinero.

Es el programa de creación de empleos más importante que tenemos alrededor del mundo.

Los resultados son significativos: el PNUD, junto a organismos de la ONU y otros socios, ha ayudado al Gobierno de Haití a remover más de un 50% de los escombros causados tras el terremoto: alrededor de cinco millones de metros cúbicos de escombros, lo que sería el equivalente a cinco estadios de fútbol.

Asimismo, el PNUD ha ayudado a desarrollar capacidades esenciales para el país, como la formación de jueces, la asignación de especialistas en la administración pública para ofrecer servicios esenciales, el respaldo al sector de la construcción y la mejora en la reducción de riesgos de desastres.

Haití no sólo ha atravesado una transición política y administrativa, sino también un cambio desde la etapa humanitaria hasta la de recuperación, aunque aún quedan numerosas necesidades humanitarias por abordar.

La recuperación completa llevará muchos años, a pesar del significativo progreso alcanzado.

El PNUD trabaja con el Gobierno de Haití, en todos los niveles, así como con ONGs nacionales e internacionales, el sector privado y la comunidad internacional, para que el país y su población sean el centro de la construcción de una nación con mayor capacidad de adaptación, en el que los habitantes puedan tener una mejor calidad de vida junto a sus familias.

Rebeca Grynspan
Secretaria General Adjunta de la ONU y Administradora Asociada del PNUD.
Representante Delegada de la ONU en la Comisión Interina para la Reconstrucción de Haití

Cuéntanos: ¿Cómo podemos ayudar a Haití y a su población a forjar un mejor futuro?