• Oportunidad para que los pobres definan su futuro

    02 ene 2012

    A pesar de un aumento en el número de países de medianos ingresos, se necesitan con urgencia nuevos planes y métodos efectivos. Foto: PNUD.

    Más de mil millones de personas carecen de los recursos básicos con los que cuentan los otros seis mil millones de habitantes en el mundo.  En los países menos desarrollados, los conflictos, los desastres y la inseguridad humana imponen límites estructurales a los esfuerzos para pasar de la crisis a la reducción de riesgos y del crecimiento al desarrollo sostenido. Un progreso significativo y sostenible requerirá esfuerzos más rápidos y efectivos. Más allá de las cuestiones clave, como las "huellas de carbono", "el desarrollo con bajas emisiones de carbono", "la economía ecológica” y la economía para salvar el planeta, debemos centrarnos en el constante desafío de garantizar el crecimiento y el desarrollo de los sectores más pobres y vulnerables. El nivel y el alcance de la privación global, en sus distintos aspectos (pobreza de energía, falta de acceso al agua y a los recursos sanitarios, desnutrición o acceso inseguro a los alimentos, y falta de acceso a la educación y al sistema de salud), requieren que se analicen las políticas de desarrollo y las prácticas actuales.

    ¿Cómo podemos alcanzar el desarrollo sostenible?

    “A fin de que el crecimiento sea inclusivo, debe ser sostenido y sostenible y, para ello, también debe ser equitativo”, explica la edición especial de la revista Poverty in Focus (Enfoque en la pobreza), del Centro Internacional de Políticas para el Crecimiento Inclusivo. El crecimiento, el género, la pobreza y el medioambiente ya no pueden tratarse como componentes independientes del desarrollo. Es esencial que se reconozca su interdependencia para poder alcanzar un mejor desarrollo sostenible para todos.

    Teniendo en cuenta las grandes expectativas de la conferencia Río+20, debemos recordar que la “sostenibilidad social” deberá construirse sobre las bases de una inclusión social y productiva. Con frecuencia, el foco se ha centrado en la inclusión productiva, sin abordar los factores estructurales que generan y mantienen la exclusión y la marginalización, relacionados con el género, los procesos políticos, los derechos de propiedad para los pobres, etc.

    El desarrollo inclusivo necesitará el impulso de "tecnologías sociales", como las innovaciones políticas, y de un verdadero compromiso, para poder contar con un Estado más sólido y representativo, así como con las funciones complementarias de la sociedad civil y del sector privado, que permitirán definir y alcanzar un desarrollo socialmente sostenible.

    El crecimiento, la igualdad y la sostenibilidad son mutuamente compatibles, si se realizan esfuerzos con el tiempo y los recursos necesarios, si se destacan responsablemente las causas estructurales y si se fomenta la sólida participación de los pobres, permitiéndoles definir su propio futuro. De esta manera, se aclara la complejidad de la inclusión como un resultado de desarrollo y se destacan las acciones enérgicas en el Sur Global. Vivimos en una época de convulsiones políticas, cambios económicos internacionales, un cambio climático inexorable y una extrema pobreza. Se necesitan más que nunca estrategias catalíticas y con fundamentos.

    Deseamos conocer su opinión, ¿qué importancia considera que tiene el desarrollo sostenible?